Berruguete y sus 'favoritos' se citan en el Nacional de Escultura de Valladolid

El comisario de la muestra y la directora del Nacional de Escultura presentan la muestra.

Obras del Prado, Arqueológico Nacional, Uffizi y Marés se reunirán en Valladolid, donde se podrá ver al completo la 'Venera' del palentino.

El artista Alonso Berruguete compartirá espacio expositivo con obras de algunos clásicos que le sirvieron de fuente en la próxima muestra del Museo Nacional de Escultura, 'Hijo de Laocoonte. Alonso Berruguete y la Antigüedad pagana', que podrá verse desde principios del mes de julio hasta noviembre.

 

La exposición, formada por fondos propios del museo y piezas cedidas de otros de distintos puntos de España e Italia, no pretende ser una antología del escultor nacido en Paredes de Nava (Palencia), como bien ha recalcado su comisario, Manuel Arias, sino un "rastreo" de sus fuentes, inspiradas en el lenguaje clásico que en aquella época "resucitaba en Italia".

 

En este sentido, la directora del museo, María Bolaños, ha subrayado que, más allá de repasar la figura del artista, se trata de "recuperar al joven Berruguete a su llegada a Italia", donde compartió "experiencias y trabajos" con nombres de la talla de Miguel Ángel, Rafael o Sansovino.

 

En declaraciones recogidas por Europa Press, Bolaños ha subrayado la fusión en Berruguete de la "amalgama" entre "la sensibilidad y la sensualidad" de la escultura clásica con la "tradición cristiana", protagonista de la mayoría de encargos recibidos en las ciudades donde trabajó, como Valladolid o Toledo.

 

Como ejemplo de esto, la directora del Museo Nacional de Escultura ha señalado la transformación de la concha de la que brota la deidad pagana Venus, en la coronación del retablo mayor del monasterio de San Benito el Real de Valladolid.

 

Precisamente esta 'Venera' podrá verse en 'Hijo de Laocoonte' completamente montada, algo que no se había hecho desde que fue desmontada del monasterio durante la desamortización decimonónica y guardada en los almacenes del museo.

 

La 'Venera' de Berruguete es una de las piezas protagonistas de la muestra, donde se exhibirán, además de fondos propios del centro expositivo, obras de los madrileños museos del Prado y Arqueológico Nacional, la Galleria degli Uffizi de Florencia (Italia) y el Museo Marés de Barcelona.

 

ADORACIÓN DE LOS MAGOS

 

Entre los trabajos firmados por Berruguete en la exposición, también estarán la guirnalda del busto de San Pablo y el relieve de la Anunciación, ambos pertenecientes al retablo de la Adoración de los Magos de la vallisoletana iglesia de Santiago.

 

Los responsables de la nueva propuesta del Museo Nacional de Escultura han subrayado como sus principales atractivos el que se trata de la presentación "por primera vez en España" del arte escultórico de Alonso Berruguete "en su contexto", el periodo "más espléndido en la civilización europea", con Italia como centro, de donde el palentino importa la imagen del "artista total": arquitecto, escultor, pintor y dibujante que entiende el arte "como un todo" y "funde todas estas disciplinas".

 

La muestra se construye sobre una coral de casi 80 obras que ayudan a interpretar la escultura de Berruguete y cuya reunión en Valladolid "no volverá a producirse". En un plano más amplio, pone de manifiesto la existencia de una serie de "artistas singulares" en la Historia del Arte que "trascienden su tiempo y su lugar de origen", marcados por un cosmopolitismo que les lleva a "impregnarse y enriquecerse de todo cuanto los rodea".

 

Con motivo de la exposición se está editando un catálogo en el que participan especialistas como Manuel Arias --comisario de la misma--; Miguel Morán, de la Universidad Complutense de Madrid; Carlos Morán, del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); Vincenzo Farinella, de la Universidad de Pisa (Italia), y Tommaso Mozzati, de la Universidad de Perugia (Italia).

 

Hijo del famoso pintor Pedro Berruguete, Alonso viajó por Italia, con presencia en los principales focos del Renacimiento --Florencia y Roma--, donde fue recomendado incluso por Miguel Ángel Buonarroti, para después trabajar en compañía de Jacopo Sansovino.

 

Las peculiaridades formales y estilísticas de Berruguete le confieren un carácter "de especial expresión" personal en la disciplina escultórica, pero también pictórica, con soluciones que rompían con la tradición hispánica, con novedades transmutadas de las fuentes italianas.

 

El Museo Nacional de Escultura posee la mejor colección de 'berruguetes' del mundo, obras procedentes del desamortizado monasterio de San Benito el Real o del monasterio de Nuestra Señora de la Mejorada de Olmedo (Valladolid).