Bares y restaurantes de Valladolid piden un plan de rescate y el toque de queda a las doce
Cyl dots mini

Bares y restaurantes de Valladolid piden un plan de rescate y el toque de queda a las doce

Imagen de un bar en la Plaza Mayor la primera noche del toque de queda. MIRIAM CHACÓN/ICAL

La presidenta de la Asociación de Hostelería asegura que “les han dado la puntilla” con el toque de queda y adaptarán su situación al nuevo horario con cierre total a las 22.00h

“Nos han dado la puntilla. Clausura de las barras y sin cenas… imagina cómo vamos a pasarlo en esta situación”. Las palabras de la presidenta de la Asociación de Hostelería de Valladolid, María José Hernández, sonaban tan reales como desesperadas. No es para menos. El nuevo estado de alarma, con el punto destacado del toque de queda a partir de las 22.00, supone un duro mazazo a bares y restaurantes que ya agonizaban después de más de ocho duros meses de pandemia.

 

“Pedimos un plan de rescate para la hostelería porque si no no va a haber manera”, explica Hernández, quien hace ver que ya hay “gente que abrirá de manera continuada hasta la hora que se cierre”. Sencillo, y por tanto el primer intento de salvar la situación. Si te hacen cerrar antes, tendrás que abrir antes. “Un horario continuo y otros van a cerrar después de las comidas.. La situación de cada negocio es diferente, pero imagina gente con muchos trabajadores que les están sobrando si no abren por la noche”.

 

¿Y en qué consiste este plan de rescate que solicitan estos bares y restaurantes de Valladolid? “Pedimos volver a cobrar la prestación por cese de autónomos, moratoria en alquileres, ayudas para suministros eléctricos y lo que llevamos exigiendo todos estos meses. Y por supuesto, la ampliación para que el toque de queda empiece a las doce de la noche, como en Madrid, que nos den ese balón de oxígeno con las cenas”.

 

Y es que la dramática realidad de la hostelería ya es una realidad en Valladolid. Algunos restaurantes emblemáticos de la ciudad, como el María, ya ha comunicado a la Asociación de Hostelería su cierre. “El problema es que los negocios están ya muy dañados, en esta situación límite no sabemos si vamos a aguantar siquiera quince días”. Y es que si bien el estado de alarma se limita a seis meses, el toque de queda tiene en principio una vigencia de dos semanas.

 


“Los pagos siguen venciendo y hay que hacerles frente, cómo van a hacerlo los empresarios si no tienes ingresos casi. Les están pidiendo que paguen, pero no les ayudas a ingresar”, hace ver la presidenta en referencia a que habrá negocios que no soporten ya no esos seis meses, sino siquiera estas dos semanas. El Covid sigue causando estragos en la hostelería de Valladolid.