Barcones pide una nueva propuesta de reestructuración de los servicios de atención al ciudadano de la Guardia Civil de Valladolid

TRIBUNA

La delegada del Gobierno en Castilla y León ha abogado por delimitar esta instrucción para que una interpretación literal no conduzca a restricciones que signifiquen que el servicio deje de prestarse en "determinados días".

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, ha pedido al general jefe de la XII Zona de la Guardia Civil, Clemente García Barrios, que se revise la instrucción que ha permitido que se proponga una adaptación de los servicios de Atención al Ciudadano en determinados puestos de la Guardia Civil de Valladolid.

 

Barcones ha abogado por delimitar esta instrucción para que una interpretación literal no conduzca a restricciones que signifiquen que el servicio deje de prestarse en "determinados días".

 

Según ha informado la Delegación del Gobierno en un comunicado recogido por Europa Press, Barcones también ha ordenado que no se aplique la adaptación prevista en la provincia de Valladolid y que suponía que este servicio no se iba a prestar los cinco días hábiles de la semana en algunos de estos puestos.

 

La delegada ha abogado en concreto por buscar alternativas que permitan mantener la atención "al menos" durante los cinco días a la semana desde el reconocimiento que si no se puede en un horario de 09.00 a 14.00 horas, se haga con otro más reducido. Dicho esto ha insistido en que es "esencial" que el servicio se preste a diario.

 

Al tener conocimiento de la propuesta de la Comandancia de Valladolid, la delegada ha pedido al general jefe de la Zona que se estudien nuevas alternativas bajo la premisa de que en todos los puestos de la Guardia Civil se debe prestar diariamente el servicio de Atención al Ciudadano. Una vez que la Comandancia de Valladolid presente una alternativa con las nuevas premisas, se celebrará una reunión en la Delegación con los responsables de este Cuerpo de Seguridad del Estado para validarla.

 

En su opinión, si en algún puesto de Castilla y León la plantilla es "tan reducida" que no se puede conseguir el objetivo debería ser corregir esa situación con la llegada de nuevos agentes y buscar fórmulas alternativas mientras tanto. "La línea que venimos siguiendo es la de reabrir los servicios que se habían perdido en los pueblos, no la de seguir haciendo recortes como se han venido haciendo en los últimos siete años", ha advertido al respecto.

 

La delegada ha considerado "esencial" que los ciudadanos tengan la posibilidad de formular las denuncias, de informar a los guardias civiles sobre lo que consideren de interés para su seguridad o de movimientos extraños que hayan presenciado por lo que ha insistido en la necesidad de que no se pierda la posibilidad del contacto diario.

 

"Si no hay una fórmula establecida, con un horario y un lugar fijo para que pueda producirse este encuentro, no habría la necesaria interacción entre los agentes y los ciudadanos", ha explicado.

 

NO SE CERRARÁN CUARTELES

 

La representante del Gobierno de España en la comunidad autónoma ha sido tajante al afirmar que el Ministerio no contempla el cierre de cuarteles. "La decisión es del Gobierno y no se van a cerrar cuarteles", ha sentenciado Barcones que ha reivindicado de este modo su apuesta por mantener los servicios en el medio rural.

 

"Ese discurso de que no se pueden mantener los servicios porque se utilizan poco, agudiza el problema de la despoblación. Si los utilizan pocos ciudadanos es porque nuestras localidades están muy despobladas. Si desaparecen los servicios que hay, todavía lo estarán más. Los ciudadanos de los pequeños pueblos no son ciudadanos de segunda", ha reivindicado.

 

Barcones ha reconocido que el número de efectivos de la Guardia Civil en Castilla y León se ha reducido "drásticamente" en los últimos siete años en torno a un 7 por ciento, una circunstancia que está ocasionando "muchos problemas" ya que hay unos 6.500 cuando debería haber en torno a 7.500.