Banski en Valladolid

La persona que tiene interés por algo no le cuesta ningún trabajo encontrarlo. La cultura es muy accesible, si uno no accede a ella es porque no quiere. En Valladolid, Calle Felipe II, Nº 5, se puede ver en una valla publicitaria un espacio habitable donde tú abres la puerta y encuentras un espejo mientras recorres la calle. Lo único que necesita uno en la vida es amor y un perro. ¡Aquí tienes tu perro!

Cada disciplina tiene su herramienta para explicar el mundo: la historia tiene los hechos, los sociólogos tiene las encuestas que según leí el otro día hay una máxima colombiana que dice que son como las morcillas, gustan mucho hasta que se saben cómo están hechas; la psicológica, la experimentación, etcétera. La herramienta de la fotografía es la emoción. Y esta fotografía tiene todos los elementos para emocionarse. Y gracias a esa emoción, surge una mirada diferente y por consiguiente el pensamiento se abre a nuevos horizontes, a nuevas preguntas.

 

Hace tiempo que en Valladolid no veía caminando por la calle nada tan bueno. Esta creación no lleva firma (sí código) pero ofrece a quien lo mira un horizonte lúcido al alcance de la mano, proporciona templanza y ánimo de los hombres que diría JRJ. El arte es heroísmo por excelencia, trabajo sin descanso. ¡Y sorpresa! La puesta en escena de la fotografía es transparente y muy medida. Banski tiene en Valladolid una alumna aventajada que hace buena la frase del filósofo alemán Nietzsche -“menos mal que tenemos el arte para llegar a la verdad”-. Una alumna, que si estás interesando en saber su nombre, tienes que averiguarlo por ti mismo. Una pista, ha dejado dicho que la fotografía es su manera de respirar, su oxígeno. Siempre he envidiado a los hombres y mujeres anónimos que miran con buenos ojos a su prójimo.

 

El mundo del arte es muchas veces irrespirable, los autores hablan de sus obras como si fuera La Gioconda o Cien años de soledad y dan risa. Pasear por la Calle Felipe II, a la altura del Nº 5, permite que el aire sea campero y vitamínico. ¡Compruébalo!

Noticias relacionadas