Banderas a media asta en los cuarteles durante Semana Santa, ¿una polémica artificial?

María Dolores de Cospedal toma posesión de la cartera de Defensa

Una orden de Defensa obliga a poner a media asta las banderas de España en cuarteles y sedes del ministerio desde este Jueves Santo y hasta el Domingo de Resurrección. No es la primera vez que se da y el Gobierno la justifica por respeto a la tradición.

Una orden interna va a mantener a media asta la bandera de España en todos los cuarteles y sedes del Ministerio de Defensa durante toda la Semana Santa. Así queda establecido en una orden que entraba en vigor a las 14.00 horas de este Jueves Santo y que estará vigente hasta la medianoche del Domingo de Resurrección al lunes.

 

La orden, a la que se refiere 'eldiario.es', se envió este lunes con el título Honores a la Semana Santa y establece que "desde las 14:00 horas del Jueves Santo hasta las 00:01 horas del Domingo de Resurrección, la enseña nacional ondeará a media asta en todas las unidades, bases, centros y acuartelamientos". El Gobierno defiende que la bandera ondee a media asta en señal de respeto y asegura que ya ha ocurrido antes; el ministerio, con Cospedal al frente, ha decidido no variar el criterio de los últimos años.

 

Sin embargo, no es la primera vez que esto ocurre y tampoco la primera vez que el actual Gobierno ha tenido que lidiar con la polémica por esta decisión. Defensa apoyó ya en 2014 que la bandera ondee a media asta en Semana Santa porque ya es una tradición en los cuarteles. "El ondeo a media asta de la Enseña Nacional en determinadas fechas no es una novedad en esta legislatura, sino que forma parte de la tradición secular de los ejércitos, que está integrada en la normalidad de los actos de régimen interior que se celebran en las unidades militares", contestaba el Ejecutivo, en una respuesta parlamentaria.

 

La decisión tuvo incluso respaldo del Tribunal Constitucional. Una sentencia de 2011 del alto tribunal señala que "cuando una tradición religiosa se encuentra integrada en el conjunto del tejido social de un determinado colectivo, no cabe sostener que a través de ella los poderes públicos pretendan transmitir un respaldo o adherencia a postulados religiosos".