Ayuntamiento y oposición valoran el proyecto de La Molinera

Las puertas cerradas del Marqués de la Ensenada. D.Á.

Desde el equipo de Gobierno destacan la "tarea social" y la ausencia de problemas con el vecindario, mientras que el PP considera que "las buenas intenciones no deben ir en contra de las reglas del juego".

De la controversia inicial a la normalidad presente. Los cien días de La Molinera ya forman parte de la Historia de Valladolid y, aunque la reconversión del antiguo hotel Marqués de la Ensenada en el actual centro social cuenta con sus detractores, la realidad es que tanto ocupas como Ayuntamiento destacan el respeto y la ausencia de problemas al respecto.

 

"El problema venía de hace bastantes años. Cuando se ejercía como hotel, con problemas laborales.  Luego se dejó tirados a los trabajadores, se dejaron deudas, y tras eso vino el abandono del espacio: hubo incendios, gente durmiendo, suciedad y degradación del espacio" pone en antecedentes Alberto Buscos, concejal de Participación Ciudadana y Juventud en el Ayuntamiento de Valladolid. "Entendemos que hay un grupo de jóvenes que se ha planteado una tarea social y por lo que sabemos no ha habido problemas con el vecindario. Antes los había, claro, de seguridad, incendios… y no se han vuelto a producir" pone en valor el edil.

 

"Sobre las circunstancias legales poco tenemos que decir -ya que no es competencia del Ayuntamiento- y hasta el momento no hemos tenido ninguna noticia negativa. En el ámbito de participación, sabemos que lo ha visitado mucha gente y que se considera de manera bastante positiva por parte de los vecinos del entorno" desarrolla Bustos.

 

El concejal manifiesta que ahora mismo "como Ayuntamiento no tenemos ninguna relación con La Molinera" y que "no nos han pedido nada, más allá de contenedores cuando se hizo la limpieza". 

 

Alberto Bustos incide además en la ausencia de problemas, algo que confirma también el concejal de Seguridad Luis Vélez: no ha habido ni quejas vecinales ni intervenciones policiales en estos cien días.

 

"LAS BUENAS INTENCIONES NO DEBEN SALTARSE LAS REGLAS DEL JUEGO"

 

Desde la oposición que lidera, en el consistorio vallisoletano, el Partido Popular, insisten en la idea de la propiedad. "Tenemos claro que no es la forma de actuar, que las buenas intenciones no deben ir en contra de la Ley. Que hay que ayudar a los buenos proyectos pero siempre que no se salten las reglas del juego. No tenemos nada en contra del proyecto, pero creemos que no es la forma" declara José Antonio Martínez Bermejo, edil popular en el Ayuntamiento.

 

"Ese inmueble es propiedad de otra personas, que lo hayan hecho mejor o peor es su problema, pero de que ese bien exista depende el que muchos trabajadores y pequeñas empresas puedan cobrar lo que se les debe" apunta Bermejo.

 

El líder de la oposición carga contra el equipo de Gobierno al considerar que "cualquier industrial de Valladolid tiene que pedir licencia municipal" para desarrollar una actividad, y "aquí quien lo hace mal es el Ayuntamiento, que se gasta un dinero para que quedara el edificio cerrado y ahora se salta esa barrera".

 

Por último Bermejo también pone el foco en el valor patrimonial: "El edificio es un bien afecto al Canal de Castilla, que depende del Ministerio de Cultura. El Ayuntamiento debe garantizar que se cuida, y hay bienes dentro que también debe garantizarse su conservación. El Ayuntamiento debería tomar medidas para garantizar que estos bienes estén protegidos, y no lo está haciendo. No creo que nadie esté destrozando nada, pero si ocurriera, sería responsabilidad del Ayuntamiento".

Noticias relacionadas