Auxilian a dos mujeres intoxicadas en su domicilio

Bomberos y Policía Municipal acudieron esta tarde de 7 de enero al barrio de la Huerta del Rey, en Valladolid, para atender a dos personas inmovilizadas en su casa desde las 9 de la mañana.

Esta tarde de 7 de enero la Policía Municipal y los Bomberos de Valladolid han acudido a la avenida José Luis Arrese para atender, en un domicilio, a dos mujeres caídas allí desde las 9 de la mañana, según informa el propio cuerpo. La operativa incluyó dos ambulancias para poder asistir a las personas.

 

Dos ancianas de 82 y 83 años han tenido que ser evacuadas tras resultar intoxicadas por la mala combustión de una estufa de butano en la Avenida José Luis Arrese de Valladolid, según han informado a Europa Press fuentes del Servicio de Emergencias 112 de Castilla y León, Bomberos y Policía Municipal.

 

El suceso se ha producido en torno a las 16.30 horas, cuando una llamada ha solicitado al 112 asistencia para dos mujeres, por lo que hasta el lugar se han trasladado Bomberos, Policía Municipal, una UVI móvil y dos ambulancias de soporte vital básico. También se ha dado aviso a las empresas suministradoras del gas.

 

Una vez allí, el personal sanitario ha trasladado al hospital a las afectadas, dos mujeres de 82 y 83 años con iniciales T.C.E. y M.C.E, en ambulancia de soporte vital básico.

 

La Agencia de Protección Civil aconseja seguir una serie de recomendaciones para evitar intoxicaciones. Los síntomas más habituales que puede presentar un paciente que sufre una intoxicación por gas son mareos, dolor de cabeza, vómitos, calambres e incluso, desvanecimientos súbitos. En caso de que alguna víctima no respire, practique la reanimación cardiorrespiratoria hasta la llegada de los servicios de emergencia.

 

Ante el más mínimo indicio de esta situación se debe cortar el gas y evitar toda chispa y foco de calor. No se debe utilizar ningún electrodoméstico que pueda generar una chispa, no encender las luces, ni un mechero, ni tocar los timbres de las puertas, pues podría dar lugar a una explosión.

 

Asimismo, conviene abrir todas las puertas y ventanas que sea posible para facilitar la entrada de oxígeno y la desaparición del gas venenoso.

 

A continuación, se recomienda llamar al 112 y explicar la situación con la mayor precisión posible. La instalación debe ser revisada periódicamente en función de la normativa vigente.

 

No se debe obstruir ni tapar las rejillas de ventilación con ningún objeto. La bombona de gas ha de mantenerse en lugar bien ventilado, alejada de toda llama o fuente de ignición.

 

Tampoco se recomienda dejar el coche encendido en lugares cerrados. Éstos y otros consejos de cómo actuar en este tipo de situaciones pueden encontrarse en la página web del 112 de Castilla y León.

 

Se trata de una de las salidas más frecuentes para el cuerpo de Bomberos. Ayer viernes fueron tres personas, ancianas, las socorridas por estos profesionales en Zaratán, la calle Salud, y el Paseo del Cauce.