Auvasa nota una más que sensible bajada de pasajeros con la declaración del Estado de alarma

En los primeros días de cuarentena y con los servicios mínimos establecidos la empresa de autobuses urbanos de Valladolid, la media de viajeros apenas supera el 15%.

Por una vez los malos datos de pasajeros pueden mirarse con un prisma positivo. En pleno Estado de alarma por el coronavirus, los vallisoletanos están concienciados en pasar la cuarententa en sus hogares y por ello por las calles de la ciudad se cuentan casi con los dedos de una mano las personas que transitan, bien por trabajo, estar paseando al perro, o para ir a hace la compra. En estos primeros días de cuarantena Avuasa ha registrado una caida masiva de sus usarios de casi el 80%.

 

Precisamente el sector de los trabajadores es el principal usuario durante estos días del autobús urbanos, aquellos que no disponen de vehículo propio para desplazarse a su puesto de trabajo deben optar bien por ir andando o bien recurrir al transporte público. Valladolid es una ciudad fantasma y el volumen de viajeros en estos primeros días de cuarentena apenas roza el 15%, en comparación con datos de semanas anteriores.

 

Los datos publicados por el gerente de Auvasa, Álvaro Fernández Heredia, en su perfil de Twitter apuntan una notable reducción de la cifra de pasajeros con motivo de la evolución de la pandemia del Coronavirus al comparar las cifras con las de la misma semana del año 2019. Unas 12.000 personas han utilizado los servicios de Auvasa durante el primer día laborable desde la entrada en vigor del Estado de alarma, un dato que confirma el "buen funcionamiento del transporte público" con "garantías" y que permite a "usuarios" y profesionales "viajar sin riesgo".

 

Según los datos publicados por la empresa no ha habido más de 18 viajeros por autobús en las horas de mayor afluencia. Tan solo un un 13% de los potenciales usuarios han usado el transporte público. Es tal el bajo tráfico de usuarios que desde Auvasa han decidido retirar algunos autobuses que circulaban.

 

Los datos, empresarialmente hablando, no son buenos, pero socialmente son inmejorables, porque deja ver que un número muy reducido de vallisoletanos se ven obligados a salir de sus hogares y coger un autobús y que la concienciación para frenar el avance del coronavirus está más que presente. La cuarentena sigue y cada día que pasa el fin del confinamiento está más cerca, con un poco de todos los ciudadanos se lograrán grandes cosas y sobre todo no prograpar más este virus que está generando una gran crisis.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: