AUGC avisa que la seguridad en Valladolid con la actual estructura no está garantizada

E.P

La asociación ha dado la voz de alarma este lunes al tratarse de una situación "preocupante" en el área metropolitana de la ciudad. 

La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha dado este lunes la voz de alarma ante la "preocupante" situación de la seguridad en el área metropolitana de Valladolid, fruto de la estructura "no operativa" del Cuerpo y la falta de actualización de la plantilla pese al incremento de la población registrado desde 1996 en dicha demarcación, cerca de un 144 por ciento, equivalente a 60.000 personas más.

 

La reorganización territorial y funcional del Instituto Armado en toda España, donde cuenta con cerca de 2.000 puestos, más de una veintena de ellos en Valladolid, es lo que propugna la AUGC a través de la concentración de unidades con criterios de comarcalización y para que la atención al ciudadano pueda prestarse las 24 horas del día.

 

Es la postura que dicha asociación, a través de su portavoz nacional, Manuel Moya, ha expuesto este lunes en Valladolid acompañado de los responsables federal en Castilla y León y provincial, Egelmar de Francisco y José Manuel Martín, respectivamente, quienes, además, han anunciado posibles movilizaciones a pie de calle si no se materializa el acuerdo de equiparación salarial con la Policía Nacional firmado en marzo de 2018 con el anterior gobierno del PP y que el de Pedro Sánchez no está dispuesto a cumplir en algunos de sus apartados.

 

Al llamamiento para el cumplimiento efectivo de esa equiparación se ha sumado, a mayores, la denuncia pública sobre la imposibilidad de prestar una seguridad eficaz actualmente a la población del área metropolitana de Valladolid, demarcación de la Benemérita cubierta por 90 agentes, debido al incremento de la población registrado en los últimos años, la escasez de plantilla y la falta de operatividad de la estructura organizativa del Cuerpo.

 

El responsable provincial, José Manuel Martín, pone como ejemplo la imposibilidad de garantizar esa seguridad con las actuales 24 unidades, de las que tan sólo están abiertas las 24 horas, y teniendo en cuenta que 15 de las mismas tienen diez o menos efectivos para dar servicio de atención y patrullas.

 

El puesto que más tiene cuenta con 32 agentes y "no es posible sacar patrullas los 365 días del año", denuncia Martín, quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, pone como ejemplo de esa escasez de medios las dificultades de garantizar la seguridad ante fenómenos como el centro comercial abierto en Arroyo (Rio Shopping) por donde anualmente pasan 7 millones de personas, "y esa es demarcación de la Guardia Civil".

 

VIOLENCIA DE GÉNERO Y PRISIONES

 

Además de la actualización de plantillas y la concentración de unidades, AUGC ha planteado también la reconversión de aquellos agentes en situación de reserva--unos 10.000 en toda España--para que puedan hacer valer su experiencia en servicios de seguridad en los centros penitenciarios, función actualmente despeñada por 900 efectivos de personal privado, y de seguimiento del sistema VioGén en materia de violencia de género.

 

En este último sentido, Martín ha censurado que mientras en Valladolid 21 agentes de la Policía Nacional se encargan de esta materia (familia, mujer y menores) para una población de 310.449, en el caso de la Guardia Civil tan sólo tres funcionarios tienen a su cargo 200.402 personas. "Eso quiere decir que si el hijo de un vecino de Arroyo sufre un caso de bullyng, va a tener mucha menos atención que si viviese en Valladolid, a 50 metros", ha precisado el responsable provincial de AUGC.

 

Para esta asociación, el problema no es tanto la escasez de plantilla, pues el catálogo está cubierto en un 88 por ciento--quedan 86 plazas por cubrir--sino el hecho de que la estructura actual "no es operativa", de ahí, insisten, en la necesaria concentración de unidades para reducir el número de jefes y poder sacar a la calle a patrullar a buena parte de compañeros que actualmente se limitan a funciones burocráticas.

 

Entre otras reivindicaciones, el portavoz nacional, Manuel Moya, demanda la reordenación del complemento de productividad, "puesto que de los 193 millones consignados en 2019 buena parte, 23 millones, se los reparten 3.700 mandos y el resto 70.000 agentes", y la regulación de la jornada laboral para que los guardias civiles puedan contar con turnos.

 

El responsable de AUGC en Valladolid, José Manuel Martín, ha aprovechado para solicitar también la supresión del Servicio de Protocolo en el edificio de la Presidencia de la Junta en Valladolid, que supone "inutilizar" a diez agentes a la semana para "leer un libro o dar los buenos días al presidente"; la creación del puesto de coordinador de servicios, la inclusión del Cuerpo en la Sala Conjunta de las policías nacional y municipal y recuperar los tres funcionarios cesados de la Unidad de Policía Judicial de Laguna, "que llevan en casa desde hace un año cobrando sin trabajar".