Atención especial a los controles de velocidad en la N-601 en Valladolid

El subdelegado, Jorge Llorente, durante su reunión con las autoridades de tráfico. ALBERTO MINGUEZA

Esta vía, en su conexión de Valladolid con León y la localidad abulense de Adanero será uno de los objetivos esenciales del nuevo Plan de la Dirección Genenal de Tráfico. 

La novedad radica en que Valladolid es una de las diez en toda España en las que desde el día 1 de mayo, de forma experimental, la DGT publicará en su web los tramos que serán sometidos a una estrecha vigilancia, tal y como ha sido anunciado hoy por el subdelegado del Gobierno, Jorge Llorente, al término de la reunión celebrada por la Comisión Provincial de Tráfico.

 

El encuentro, además de ultimar el dispositivo de la Operación Especial de Tráfico con motivo del puente del 1º de mayo, ha servido para informar de los treinta tramos de carreteras convencionales de la provincia que desde ese día integrarán el catálogo de aquellos especialmente vigilados y en los que se utilizarán radares móviles para controlar la velocidad, que serán debidamente señalizados y de cuya ubicación se dará cumplida información a los ciudadanos.

 

La determinación de dichos tramos y su puesta en conocimiento de los ciudadanos, dentro de la "política de transparencia de la DGT" para contrarrestar las críticas respecto de un supuesto objetivo recaudatorio de este tipo de controles, es producto de un trabajo previo de análisis de los potencialmente peligrosos, en función de las víctimas mortales e incidencia de siniestros producidos en ellas.

 

De forma periódica, la DGT colgará en su web la ubicación de estos radares, que "en una primera oleada" se concretan en una treintena de tramos, ha explicado Llorente, quien ha especificado que la N-601, en sus tramos de conexión de Valladolid con León y Adanero, se llevará la palma, ya que aglutina seis posibles tramos, entre los kilómetros 136,7 al 148,3, del 148 al 177, del 177 al 185, del 213 al 230, del 235 al 245 y del 260 al 275.

 

El resto de las vías, todas ellas convencionales, objeto de esta campaña son la N-122 (Valladolid-Soria), la CL-600 (Simancas-Boecillo-Tudela), la CL-602 (Medina del Campo-Íscar), la CL-610 (Valladolid-Medina del Campo), la N-610 (Medina de Rioseco-Palencia), la CL-612 (Zamora-Valladolid-Burgos), la N-620 (Valladolid-Cabezón) y las VA-140, VA-223, VA-404, VA-405, VA-514, VA-801 y VA-900.

 

RADARES DE TRAMOS, ANTES DE FIN DE AÑO

 

Tanto Llorente como la jefa provincial de Tráfico, Inmaculada Matías, han apuntado que el compromiso es el de "visibilidad" de todos los agentes, en el sentido de que "no estarán ocultos tras un arbusto", mientras que esta última ha anunciado que antes de finalizar el año se pretenden instalar también en la provincia radares de tramos, fundamentalmente en la ya citada N-601.

 

Otra de las novedades de la aplicación del presente plan es que se han dado instrucciones para unificar el umbral de tolerancia con el que actúan los radares, de modo que independientemente de la zona geográfica por la que se circule el conductor va a saber cuál es la velocidad a partir de la cual cualquier radar podrá sancionar.

 

Así, las unidades denunciantes ajustarán todos los cinemómetros, sean aquellos situados en instalaciones fijas o sean aquellos móviles (en estático y/o en dinámico) para captar infracciones, y todo ello bajo el criterio 'Tolerancia 7', de forma que por encima de los 100 kilómetros por hora se aplicará un margen de "permisividad" se un 7 por ciento y de 7 kilómetros por debajo de esa velocidad.

Noticias relacionadas