Así va a afectar a enoturismo, vendimia y restaurantes catorce días de confinamiento en Pesquera de Duero

Pesquera de Duero, fotografía del Ayuntamiento

Mientras que el alcalde cree que este confinamiento tenía que haber llegado antes, las bodegas y demás negocios se resignan a dos semanas de encierro

Conocida la actual situación de confinamiento de Pesquera de Duero, desde este miércoles y de hasta 14 días si la Junta no decidiera prorrogar las medidas, ¿cómo lo están llevando los ciudadanos? ¿Podrán seguir asistiendo a las viñas a vendimiar? ¿Qué piensa el alcalde? ¿Cómo lo ven los negocios del pueblo? ¿Qué pasará con el enoturismo?

 

La opinión del alcalde es sencilla. José Luis Martínez piensa que este confinamiento ha llegado tarde. "Yo creo que lo deberían de haber hecho antes”. Este razonamiento viene dado a causa de que “los casos antes eran más alarmantes y, a día de hoy suben bastante menos”.

 

Sin embargo, aunque la Junta haya decretado estos 14 días de encierro, el alcalde asegura que “es revisable” si los casos bajaran a la semana. Lo que está claro es que “el supermercado sigue dando servicio” y “el restaurante del pueblo ha cerrado”. Además de que “muchas bodegas viven del enoturismo” y ya no va a poder realizarse esta actividad, aunque sí cree que “no tiene por qué afectarles en cuanto a la vendimia”.

 

TRIBUNA ha hablado con el restaurante del pueblo, la Posada de Pesquera, que es también pensión para los turistas. El dueño ha asegurado que tendrá que cerrar los 15 días”, si bien tira de ironía para decir que no le afectará demasiado. Según sus palabras “la gente del pueblo no va a venir a comer ni a dormir teniendo su propia casa”.

 

BODEGAS, VENDIMIA Y ENOTURISMO

Pesquera de Duero es famoso por su localización, en un enclave privilegiado respecto a la Ribera del Duero. Por tanto, este renombrado pueblo tiene muchas bodegas que viven del enoturismo y de su vino, pero ahora, con el confinamiento, ¿qué va a ser de ellas?

 

Ascensión Repiso, dueña de la bodega Ascensión Repiso Bocos, asegura que en cuanto al enoturismo, lo han tenido que cerrar porque “nadie puede venir desde fuera”. Sin embargo van a continuar trabajando para “etiquetar las botellas, hacer el embotellamiento o las gestiones de documentación”, ya que la venta online la pueden seguir llevando a cabo dado que “permiten a las agencias de transporte pasar a coger los bultos”.

 

Sea como sea, y aunque sigan pudiendo trabajar con la venta online, tendrán “pérdidas muy importantes porque reciben "mucho enoturismo". La dueña tilda este confinamiento de “golpe tremendo” y recalca que hacen “vinos ecológicos” y que son “de las pocas bodegas” que hacen todos los vinos con este tipo de etiqueta.

 

Por otro lado la vendimia, por el momento, esta empresa familiar ha decidido no hacerla. “Queremos hacer las cosas bien”. Además, “vienen lluvias y esto nos obligará a esperar, porque al aumentar el agua y la humedad baja la calidad de la uva”.

 

La bodega de Cantamora, cuya dueña es Blanca Acebes, asegura que el tema está “fatal”. Han cancelado el enoturismo y tilda este año de “criminal”. Además ellos tienen un hotel rural llamado Cantamora que también se han visto obligados a tener que cerrarlo, “peor imposible”, concluye Acebes.

 

Tras estas dos opiniones de dos bodegas del pueblo se ve que el futuro del enoturismo es complicado, al menos hasta que se levante el confinamiento en el pueblo. Sin embargo, las bodegas que puedan y quieran podrán seguir con la venta online y yendo a la vendimia si así lo desean. El futuro está más oscuro para los hoteles y restaurantes del pueblo, que no van a tener ninguna compensación económica durante estos 14 días.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: