Así son las habitaciones de presión negativa preparadas en el Río Hortega para posibles casos de Coronavirus

En el caso del Hospital Río Hortega  cuenta con un puesto preparado en Urgencias; nueve camas en hospitalización general; dos, en hospitalización pediátrica y una en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Probablemente la palabra más repetida a nivel mundial en las últimas semanas es la de coronavirus. El virus que se ha propagado desde la ciudad China de Wuhan y que ha producido ya más de 360 muertes y 17.000 infectados ha puesto en jaque no solo al gigante asiático, sino al resto de países del globo que extreman sus precauciones.

 

En España, por el momento, tan solo se ha detectado un caso de contagio en la isla de La Gomera, aunque el resto de provincias se preparan por si el letal virus pudiera propagarse. De esta manera, todos los hospitales de Castilla y León cuentan, al menos, con dos habitaciones de presión negativa preparadas para acoger a pacientes sospechosos o confirmados que hayan sido contagiados.

 

Pero  ¿cómo son estas habitaciones? Visitamos una en Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid, de la mano del médico especialista en medicina preventiva y salud pública, Jesús García Cruces. Aparentemente la estancia es similar a la del resto del hospital, pero la diferencia reside en su aislamiento.

 

“Dispone de un aislamiento respiratorio, con lo que llamamos presión negativa para evitar que los virus y bacterias puedan viajar al exterior. Estas habitaciones cuentan con una gestión de la renovación del aire, a través de una serie de fltros que evita que las bacterias y los microorganismos puedan salir a otras zonas del hospital e, incluso, del exterior”, explica el especialista.

 

“Lo que marca la diferencia es la presencia de una climatización individualizada sobre la base de unas corrientes de flujo muy bien establecidas, y con una serie de filtros de alta definición que evitan que partículas que pudieran contener gérmenes puedan salir al exterior”, aclara el doctor García Cruces, quien añade que las autoridades sanitarias son las que establecerían el uso de estas habitaciones.

 

En el caso del Hospital Río Hortega  cuenta con un puesto preparado en Urgencias; nueve camas en hospitalización general;  dos, en hospitalización pediátrica y una en la Unidad de Cuidados Intensivos. El especialista habla de una “disponibilidad razonable” para un hospital como el vallisoletano.