Cyl dots mini

Así se preparan los hospitales de Valladolid para una posible segunda oleada de pacientes 'covid'

Edificio Rondilla, viejo Río Hortega. TRIBUNA

Sacyl está habilitando el Edificio Rondilla con hasta 200 nuevas camas para afectados y garantiza el acopio de equipos y material "suficiente" para hacer frente a un aumento del número de pacientes

Han pasado ya cinco meses desde que el coronavirus irrumpiese, colapsando el sistema sanitario en distintos niveles. Los hospitales vallisoletanos no estaban preparados entonces para la presión asistencial de pacientes afectados a la que se vieron sometidos cuando la pandemia alcanzó su punto álgido. Ahora, en pleno mes de agosto y con los brotes aumentando tanto en la provincia como en el resto de España, los centros hospitalarios se preparan para una posible segunda ola de pacientes 'covid'.

 

El objetivo es evitar el colapso de los tres hospitales de la provincia, el Clínico Universitario, Río Hortega y el Comarcal de Medina del Campo, que en la actualidad acogen a 61 afectados por el virus en planta y cinco en unidades de críticos, una cifras importantes de hospitalizados tras casi no superar una docena en el mes de julio, pero también muy alejadas de aquellos 465 ingresados en planta y 103 en UCI que se alcanzaron entre finales de marzo y principios de abril, poco más de dos semanas después del decreto de Estado de Alarma.

 

"En estos momentos hay muchos PCR positivos, pero enfermos, pacientes con síntomas, no hay tantos, aunque la cifra está creciendo dia a día y por esto nos estamos preparando para el posible repunte", explica a Tribuna el gerente de Sacyl en Valladolid, Eduardo García Prieto, quien reconoce que el número de hospitalizados actual es "importante", pero incide en que "no tienen nada que ver" con los de marzo.

 

No obstante, ahora los datos son más elevados de lo esperado por Sanidad, que desde antes de la desescalada empezó a plantear cómo se prepararían los hospitales para un posible repunte de la pandemia que se prevía para otoño.

 

En este contexto, durante este verano Sacyl ha realizado distintas intervenciones en sus principales centros y, según García Prieto, ha planteado varios puntos "clave" por los que pasa esta puesta a punto: la ampliación de plazas de UCI en el Clínico, la incorporación de camas en el Edificio Rondilla, la dotación de material, equipos, protección y medios diagnosticos, y, por último, la llamada a una "actitud y comportamiento responsable" de la población.

 

Aunque en estos momentos la ocupación "es relativamente baja", Sacyl va habilitando más espacios 'covid' de forma "progresiva" a medida que se incrementan los ingresos hospitalarios. "Estamos haciendo una ampliación de camas UCI que permitirá acoger a más pacientes si lo necesitamos", precisa el gerente de Sacyl. Serían una decena para el Clínico, donde se están realizando obras, y una veintena en el Río Hortega.

 

Asimismo, se están llevando acabo obras en el Edificio Rondilla, el antiguo Río Hortega. En concreto, estas ejecuciones tienen el objetivo de adaptar distintas plantas que acogerían en un principio 50 camas para pacientes 'covid' no críticos, una cifra de plazas que podría ampliarse hasta 200 si fuese necesario. Este espacio estaría disponible para principios del mes de octubre, prevé García Prieto, quien resalta que todas estas actuaciones permitirán "dar atención sin provocar una situación como la de la primera ola, de paralización de los servicios quirúrgicos de los hospitales".

 

El centro de Rondilla se dispone como un espacio "clave" en el plan de Sacyl ante el repunte. El mismo "sustituiría" al espacio que en los meses de confinamiento se instaló en la Feria de Muestras. "En su momento fue la alternativa porque en el edificio de Rondilla se necesitaban unas obras que en ese entonces no daban tiempo a tener preparadas", recuerda el gerente al respecto.

 

De este modo, no se plantean más ampliaciones en los tres hospitales vallisoletanos, si bien García Prieto matiza que si la segunda ola de pacientes 'covid' "superase todas las expectativas" - copando esas 200 plazas del viejo centro-, se habilitarían nuevas camas en el Clínico, el Río Hortega y el Comarcal de Medina. "Lo que pretendemos con la obra de Rondilla es que sea suficiente para dar la respuesta adecuada", apostilla.

 

Por otro lado, indica que los centros de salud se está priorizando "estar preparados" para "focalizar la atención" en los "casos covid" en caso de un incremento de positivos. "En los centros sanitarios se mantiene un doble circuito para pacientes con problemas respiratorios o con otro tipo de patologías, estamos poniendo en marcha consultas no presenciales y dando atención complementada entre presencial y telefónica", añade.

 

MATERIAL Y EQUIPOS 

 

Otro de los puntos a tener en cuenta de cara a esa posible oleada de ingresos, sería la disponibilidad de material y equipos para la atención. En este sentido, el gerente de Sacyl en Valladolid asegura que hay material "suficiente" y se está haciendo acopio del mismo para "no tener ningun problema" en caso de "aumentar más" el número de pacientes.

 

En concreto, apunta que se mantiene un "seguimiento constante" del número de Equipos de Protección Individual (EPI) y se dispone de los respiradores apropiados.

 

Igualmente, garantiza el suministro de medicamentos como el Remdesivir o medios diagnosticos frente a las últimas alertas de la falta de los mismo en algunos centros hospitalarios de la Comunidad o la provincia. "En este momento estamos dando respuesta sin problema a todos los casos que llegan", subraya en este aspecto García Prieto, quien señala que la falta de suministros, como en el caso de los reactivos para la realización de los test PCR, se han producido de forma "puntual".

 

"Hemos tenido algún problema en el Río Hortega o el Clínico, pero sacamos todas las pruebas adelante. Se trata de momentos en los que el suministrados ha tenido algún pequeño problema, pero en general tenemos test suficientes para dar respuesta en pocas horas, en cinco concretamente", zanja el gerente.

 

SANITARIOS "CANSADOS"

 

Otra de las preocupaciones de cara al futuro es el "problema" de personal debido a que las bolsas de enfermeros y médicos están vacía. "De momento se van a renovar los contratos que tenemos y con eso se espera cubrir la posible segunda ola", augura, para agradecer el "esfuerzo" de los sanitarios. 

 

Precisamente, sobre éstos reconoce que están "cansados". Y es que tras la enorme presión asistencial de la época más dura de la pandemia, los profesionales se encuentran aún "saturados". Si bien desde Sacyl se les ha "prestado todo el apoyo posible", según García Prieto, con el refuerzo de unidades y apoyo psicológico si se ha requerido. Así,  a los que se llamó 'héroes' durante el confinamiento se les podría avecinar una situación nuevamente difícil. "Sé que van a responder ante una nueva ola, pero lo cierto es que la mayor parte de ellos tiene un cierto grado de estrés", lamenta el gerente.

 

Así las cosas, los hospitales de la provincia y sus profesionales se preparan para un repunte que ya se deja vislumbrar con los brotes activos que se notifican en distintos puntos del territorio, si bien, por el momento, la situación de los hospitales queda muy alejada de la que se vivió a las pocas semanas de la irrupción del virus. "No nos pilla igual que en marzo", reitera el responsable de Sacyl, cuya prioridad es "mantener la actividad habitual de los tres hospitales pese a que haya pacientes covid". 

 

 

Evolución de las personas hospitalizadas por Covid-19 en la provincia de Valladolid. Fuente: JCYL

 

 

Noticias relacionadas