Así se contagió el coronavirus este verano en la provincia de Valladolid
Tribuna mini Saltar publicidad
2 file
Cyl dots mini

Así se contagió el coronavirus este verano en la provincia de Valladolid

La velocidad de transmisión bajó con el fin del estado de alarma, pero volvió a dispararse sobre el 10 de julio para situarse hasta septiembre por encima de lo recomendado.

Gráfico del  número reproductivo básico instantáneo en la provincia de Valladolid. JCYL

Los picos de la curva del número reproductivo básico, la última estadística aportada por la Junta, demuestran la libertad con la que el virus circuló en Valladolid durante el verano, con días en los que la velocidad de su transmisión duplicó la recomendable y un período amplio, del 10 de julio al 1 de septiembre, en el que estuvo por encima del nivel aceptable.

 

El número reproductivo básico instantáneo (RT) es una cifra por la cual se estima la velocidad con que una enfermedad puede propagarse en una población. Esta cifra, el RT de 1, se sitúa como el listón que se debe rebajar en la evolución de una pandemia para que la curva de expansión del virus descienda. A fecha de hoy, el RT de Valladolid se sitúa en 0'93,  el segundo más alto entre las provincias de Castilla y León, cuyo RT es de 0'88.

 

Si bien el RT de la provincia se sitúa en los últimos días por debajo del listón, lleva meses en un sube y baja, con grandes picos. Según se puede observar en el gráfico del portal de datos del coronavirus de la Junta, el pico máximo de la velocidad de transmisión se alcanzó el 17 de junio, pocos días antes del fin del estado de alarma, cuando se alcanzó un RT de 2'10.

 

Tras llegar a ese pico, el número reproductivo básico instantáneo descendió para el 24 de junio situarse por debajo del listón con un 0'56. Así, aunque con subidas, se mantuvo por debajo de uno para sobre el 10 de julio dispararse, llegando a doblar otra vez la velocidad de transmisión recomendable el 14 de julio (2'04).

 

Tras estos días, cayó en picado para el 18 de julio, pero poco duró la velocidad de contagio por debajo de lo recomendable, ya que después volvió a repuntar quedándose por encima de uno hasta principios de septiembre. Pasó la segunda quincena de julio y todo agosto con cifras entre 1,1 y 2. Durante este período se vivía la nueva normalidad con un verano adaptado a la crisis sanitaria y los municipios de la provincia no tenían especiales restricciones, excepto algunos en los que se detectó transmisión comunitaria y fueron confinados por semanas.

 

Para el 3 de septiembre cayó nuevamente la cifra por unos cuantos días, pero volvió a ascender y situarse nuevamente por encima de lo recomendado para el día 7 de septiembre. En este período se hubiesen celebrado las fiestas de la capital vallisoletana, pero la evolución de la pandemia lo impidió y, además, la capital vivió unas semanas con restricciones como la limitación de aforo para frenar al virus. 

 

De este modo, sobre el 22 de septiembre el RT cayó por debajo de uno y, con alguna jornada en la que se colocó por encima, se mantuvo así hasta más o menos el 6 de octubre, cuando comenzó a elevarse y se entraba en la segunda oleada de la pandemia.

 

Así, hasta principios de noviembre la velocidad de contagio estuvo notablemente elevada, llegando a un RT de 1'5 el día 23 de octubre. Ahora, se encuentra ligeramente por debajo de lo recomendado. Las últimas restricciones, como son el toque de queda, reducción del aforo y cierre de hostelería, gimnasios o centros comerciales, han frenado la curva de velocidad de expansión del virus por el momento.