Así llueve solidaridad en la Huerta del Rey de Valladolid

Durante el descanso del partido de balonmano entre Atlético Valladolid y Bidasoa Irún, en la noche del miércoles 7, los aficionados lanzaron cientos de peluches con el fin de ayudar a Cáritas.

La tradición dice que, cuando se aproxima la navidad, los Reyes Magos tienen trabajo que hacer en el pabellón Huerta del Rey. El Atlético Valladolid, y antes el BM Valladolid, organizan durante uno de sus partidos de diciembre una lluvia de peluches con el fin de que ningún niño se quede sin juguete. 

 

Más de 2.100 personas se dieron cita este miércoles 7 de diciembre en la cancha donde Atlético Valladolid y Bidasoa Irún disputaban su duelo. El evento estaba listo, orquestado por el club en colaboración, este 2016, con Cáritas. Con el pitido que marcaba el descanso, y tras unos segundos en los que los aficionados locales reclamaron una posible infracción no señalada por el colegiado, los peluches empezaron a caer.

 

Tras más de un minuto durante el cual los aficionados arrojaban a la pista sus muñecos, llegó el turno para que los jugadores de la cantera ayudados por las animadoras de las 'Pucela dance' recogieran en bolsas todos esos peluches que, dentro de unas semanas, harán un poco más feliz a niños desfavorecidos.