Así es la alopecia areata, la pérdida de pelo que puede afectar a todo el cuerpo

"La clave es que en sus formas graves puede afectar en gran medida a la calidad de vida de los pacientes porque se puede perder el pelo de todo el cuerpo, y eso conlleva connotaciones devastadoras tanto sociales como laborales".

La imagen de una persona sin pelo, ni siquiera en las cejas o en las pestañas, en los casos más graves de alopecia areata, puede llegar a ser impactante. Para quien lo está padeciendo en última instancia puede llegar a mermar su calidad de vida. En concreto, se trata de una reacción autoinmune del cuerpo que puede desencadenar el estrés.

 

Así lo asegura a Infosalus el miembro de la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV) Sergio Vañó, quien dirige la Unidad de Tricología del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Según precisa este experto, se trata de una alopecia que afecta al 2% de la población y que puede aparecer tanto en niños como en adultos.

 

"La clave es que en sus formas graves puede afectar en gran medida a la calidad de vida de los pacientes porque se puede perder el pelo de todo el cuerpo, y eso conlleva connotaciones devastadoras tanto sociales como laborales", aprecia el experto.

 

Vañó aclara que su causa no es el estrés, sino que se trata de una reacción inmunológica del propio cuerpo. "El propio sistema defensivo del organismo reconoce al folículo piloso como a un agente extraño y lo ataca, lo que produce que el pelo se caiga sin destruirlo al 100%, por lo que con tratamiento adecuado puede volver a aparecer. La propia inmunidad del cuerpo se confunde por diversos factores, como los genéticos o el estrés, pero la causa es autoinmune, hace que ataque el pelo. Además, hay épocas de la vida donde el sistema autoinmune está más activo, y el estrés suele ser el desencadenante de los brotes", subraya el especialista.

 

El dermatólogo destaca que la alopecia areata es reversible, si bien todo dependerá de la rapidez con la que se haya combatido un 'ataque' de pérdida de pelo y de la extensión del mismo que se haya caído en el paciente. "Por eso las formas más graves tienen una recuperación más difícil. Es reversible aunque supone un reto terapéutico en aquellas zonas donde se ha perdido mucho pelo", apostilla Vañó.

 

Asimismo, el dermatólogo reconoce que no se puede prevenir de momento, ni tampoco ningún tratamiento curativo al 100% a día de hoy. "Hay tratamientos que consiguen mejorarla pero no la curan para siempre. Tampoco los hay para la prevención. Si aparece hay que tratarla, y si se trata precozmente habrá un mejor resultado. No hay ninguna acción cotidiana ni prevención que la prevenga tampoco", subraya el especialista de la AEDV.

 

Eso sí, detalla que existe una predisposición genética a padecerla, lo que no significa que si tu padre o madre padecen de alopecia areata tú vayas a tenerla. "Las personas con antecedentes familiares tienen mayores probabilidades de poder desarrollarla, aunque este factor no implica que esa persona sí o sí vaya a tenerla, aunque sí tendrá un riesgo mayor que otras personas que no presentan antecedentes familiares en esta alopecia", agrega el experto del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.

 

LO DIFÍCIL ES QUE SE MANTENGA EL PELO

 

Sobre el tratamiento, Vañó reitera que sí hay tratamiento efectivo, si bien éste no es curativo: "Va a permitir recuperar el pelo pero lo difícil no es conseguir que aparezca el pelo de nuevo sino que el paciente lo mantenga para siempre. Si vuelve a tener lugar un brote de alopecia areata el pelo se volverá a caer, por lo que habrá que determinar un tratamiento frente a las recaídas, donde previsiblemente vuelva a recuperarse el pelo, aunque después en otro brote vuelva a caerse.

 

No obstante, el dermatólogo y tricólogo subraya que hay pacientes que sin tratamiento pueden recuperarse solas las zonas de pelo que se han perdido, si bien sólo en las formas más leves de alopecia areata. Entre otros tratamientos, Vañó apunta a los corticoides, a los fármacos inmunosupresores, a tratamientos tópicos con cremas o líquidos, y a tratamientos con microinyecciones locales de corticoides en consulta, entre otros.

 

LA AYUDA COSMÉTICA Y PSICOLÓGICA

 

En último lugar, el miembro de la AEDV resalta la importancia del apoyo cosmético y psicológico para estas personas, con el objetivo de que, desde el inicio de la pérdida de pelo, se vean mejor y no pierdan ni la autoestima ni la confianza en sí mismos.

 

"Los tratamientos a veces tardan tiempo en hacer efecto o, en cambio, en algunos expertos estos no hacen efecto. Por ello es muy importante conocer las herramientas cosméticas que le permitirán mejorar su imagen, tales como las prótesis capilares, los maquillajes para el cuero cabelludo, las microfibras capilares de queratina, o para los que han perdido las cejas el micropigmentárselas.

 

"Existe también un nuevo modelo de prótesis capilares, con resultado cosmético muy bueno, lo que se conoce como 'sistemas capilares fijos-FAS', son como si fueran unas pelucas último modelo, que se pegan a la piel del paciente, y estos pueden ir al gimnasio o a la playa sin ningún problema. Están compuestas de pelo natural, y dan un resultado muy bueno, por lo que en aquellas épocas en las que el tratamiento no funciona, estas medidas les ayudan a seguir su vida de forma normal", celebra Vañó.

 

A su juicio, en algunos pacientes será importante también una ayuda psicológica, un soporte para sobrellevar bien la alopecia areata. "Muchas veces, al mejorar psicológicamente se les ayuda a que la propia enfermedad mejore y a que el pelo pueda crecer", avisa.

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: