Así colabora Valladolid para dar un respiro al planeta (y no solo durante una hora)

La cúpula quedará a oscuras. A. MINGUEZA

La ciudad se une a la iniciativa mundial para concienciar este sábado 25 de marzo, a través de un apagón de una hora de sus edificios emblemáticos, sobre la importancia de defender el medio ambiente. Pero a diario se trabaja para hacer más sostenible el entorno en el que vivimos.

Paseas por el centro de Valladolid y el Ayuntamiento está completamente apagado. "¿No habrán pagado la factura de la luz?" bromeas, pero sigues adelante. También San Pablo, el Palacio de Pimentel, el Palacio Real y el del Marqués de Villena están a oscuras. ¡Hasta la cúpula del Milenio! ¿Qué pasa en la ciudad?

 

'Apaga la luz, enciende el planeta'. Con ese lema utilizado en anteriores ediciones WWF celebra este sábado 25 de marzo de 2017 el décimo aniversario de 'La hora del planeta', una iniciativa que plantea que durante una hora todos apaguemos nuestras luces para dar un respiro a la tierra y concienciarnos así de la importancia que tiene cuidar el medio ambiente y crear y creer en un modelo sostenible que mejor nuestra salud y asegure la de las próximas generaciones. Una iniciativa a la que, desde hace años, se une Valladolid (y otros cinco municipios de la provincia).

 

Pero más allá de este momento simbólico, de la franja entre las 20:30 y las 21:30 horas de este sábado (en el que, a título personal, millones de personas pondrán en 'off' sus aparatos, al igual que miles de ciudades, empresas y organizaciones) lo cierto es que desde el Ayuntamiento de Valladolid tienen iniciativas para que el medio ambiente sea cuidado los 365 días al año.

 

PLAN DE ACCIÓN PARA LA ENERGÍA SOSTENIBLE

 

En 2012 el Ayuntamiento fijó como objetivo reducir, de cara al 2020, en un 20 por ciento las emisiones con respecto a 2010. Esa intención, y la forma de conseguirlo, se plasmó en el Plan de Acción para la Energía Sostenible (PAES) -que se puede consultar en la Agenda Local 21- estableciendo objetivos a corto plazo entre 2013 y 2016. 

 

Según explica María Sánchez, al frente de la gestión medioambiental del Consistorio, "en tres de los ámbitos de actuación que se proponen ya hay trabajo realizado, así como intervenciones programadas o en desarrollo".

 

Uno de esos ámbitos hace referencia al autoconsumo de las instalaciones municipales, es decir, que generen la electricidad que consumen, con dos experiencias piloto como son el Centro Municipal de Acústica, de 20 kW de potencia, y la Casa del Barco con 15, más otras dos "pequeñitas: el colegio Nuestra Señora de Duero con 5 kW y el centro cívico de Puente Duero con 2,5 kW". Sánchez avanza que en este 2017 se sacarán adelante cinco instalaciones fotovoltaicas (Servicio de Limpieza, y centros cívicos de Huerta del Rey, Parquesol, Zona Sur y Parque Alameda) que producirán 130 kW para hacer un total de 172,5 kW en Valladolid.

 

Para contextualizar estas cifras, según datos de Expansión, en 2014 España generó 266.853 GW (es decir, 266.853.000.000 kW) repartidos en energía nuclear (57.376 GW), eólica (51.026 GW), carbón (46.480 GW), hidroeléctrica (35.860 GW) y otras. En Castilla y León se generó, ese 2014, 33.912 GW, la segunda comunidad del país, tras Cataluña. Por lo que la autogestión en Valladolid aún tiene mucho camino por recorrer, pero son primeros pasos.

 

Otra de las actuaciones que lleva el Ayuntamiento a cabo, y que ayudan a cumplir los Acuerdos de París (firmado por los principales países del mundo para mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2ºC), es el cambio del alumbrado de la ciudad. "Con lo que se logrará reducir el consumo general más alto de todo el Ayuntamiento en más del 60%" analiza la concejala de Medio Ambiente, quien profundiza: "En todos los proyectos se ha incorporado domótica y sistemas de control que lograrán reducir en los centros cívicos los consumos a valores cercanos al 80% sobre el actual".

 

Además, según la información facilitada por María Sánchez, este año se ha completado la primera fase de monotorización de edificios, proyecto que continuará con el objetivo de poder llegar a controlar consumos de zonas o incluso de enchufes individuales y, si se detecta un consumo excesivo, corta la alimentación, y evitar así derroches y usos irresponsables.

 

LA AGENDA 21 Y SUS INFORMES DE SOSTENIBILIDAD

 

Para poder comparar y cuantificar los avances, de manera bianual la Agenda 21, dependiente del Ayuntamiento de Valladolid, emite un documento llamado 'Indicadores de Sostenibilidad' en el que se recogen puntos como la contribución local al cambio climático, la calidad del aire, la contaminación acústica y lumínica, y otras variables que sirven para conocer cómo de responsable es la ciudad con el medio ambiente.

 

El texto de 2014, el último publicado (lo puedes consultar aquí), muestra entre otras que las emisiones de CO2 han disminuido -hasta las 958.176 toneladas al año-, que los vallisoletanos cada vez más optan por medios como el transporte público y la bicicleta para moverse por la ciudad -aunque el coche particular sigue siendo la opción prioritaria, junto con caminar-, o que la calidad del aire y la eficiencia del alumbrado público mejora (no así la contaminación sonora, que se mantiene en niveles parecidos a los de 2004).

 

Cuando en tu paseo nocturno descubras que la Cúpula del Milenio se ha quedado a oscuras, sabrás que detrás del hecho de que en todas las partes del planeta miles de ciudades 'se apaguen' durante una hora se esconden centenares de iniciativas, a veces insuficientes pero casi siempre necesarias, que pretenden ayudar a mantener la salud del entorno natural. Y podrás preguntarte qué hacen las instituciones por conseguir ese objetivo, y también cuál puede ser tu papel, como ciudadano, en la preservación del medio ambiente.