Arroyo inaugurará en febrero la Casa de la Música y el Teatro pese a las dificultades iniciales

La Casa de la Música y del Teatro de la localidad vallisoletana de Arroyo de la Encomienda prevé inaugurarse en el primer trimestre de 2019, posiblemente en febrero, tras superarse las dificultades iniciales de la obra.

Así lo ha indicado el alcalde de la localidad, José Manuel Barrio, quien ha visitado las obras de esta infraestructura junto al presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, ya que la Casa de la Música y del Teatro está financiada por ambas instituciones a través de Planes Provinciales de Cooperación y Fondos Propios del Ayuntamiento.

 

El edificio fue adjudicado a mediados del pasado año con un coste total de 5.454.647,81 euros, de los cuales 2,3 millones corresponden a Planes Provinciales de Cooperación, lo que supone más del 40 por ciento del total del coste, incluyendo impuestos.

 

La obra se inició el pasado mes de octubre y tiene un plazo de ejecución de 18 meses, por lo que se espera poder poner a disposición de los vecinos esta infraestructura en el primer trimestre de 2019.

 

Barrio, en declaraciones recogidas por Europa Press, ha destacado que las obras vayan "muy bien", con cerca de un 30 por ciento de ejecución en lo que ha definido como una "gran obra" que será "base de referencia" para la cultura de Arroyo, tras lo que ha señalado el "gran nivel de las instituciones culturales de la localidad, con 500 alumnos en la Escuela de Música y una banda musical formada por un centenar de personas".

 

Así, ha añadido que será "un cambio espectacular" para la cultura con un edificio con un diseño "muy moderno" y gracias a la colaboración de ambas instituciones que supondrá un nuevo espacio cultural que "hace mucha falta" y donde se podrán instalar las asociaciones culturales que actualmente se están quedando sin espacio.

 

Por su parte, Jesús Julio Carnero ha felicitado al Ayuntamiento por la "idea magnífica" que ha tenido con esta infraestructura y ha destacado el apoyo a la misma a través de unos Planes Provinciales que son el ADN de la Diputación, con 52 millones de euros en esta legislatura en dos convocatorias --una cerrada y otra aún "viva"-- y que sirven para generar empleo, pero también mejorar la calidad de vida y el bienestar de los vecinos de la provincia.

 

Además, ha apuntado que en este caso se habla de un hecho "fundamental" e importantísimo como es la cultura, la música, la danza y el teatro en un municipio "volcado" con estas artes, por lo que ha reiterado su felicitación por la apuesta por un lenguaje "universal" que entienden todos.

 

DIFICULTADES INICIALES DE LA OBRA

 

Durante la visita a la obra, el arquitecto de la misma, Javier Arias, ha señalado que inicialmente los trabajos fueron más complejos que en otro tipo de construcción debido a que los terrenos sobre los que se trabaja es donde se ubicó la antigua papelera Smurfit, que contaba con unas depuradoras que ha habido que demoler y sobre las que ha habido que hacer actuaciones de adecuación del terreno.

 

A pesar de que esta "fase cero" de la obra en comparación con otras en las que hay un terreno más limpio, la previsión es que, si no surgen dificultades, se pueda terminar a principios de 2019.

 

El edificio se diferencia en dos grandes estructuras, por un lado un auditorio apto para música y teatro y con capacidad para 600 personas aproximadamente y una altura máxima del edificio de 24,30 metros, lo que pretende ser el "icono" del conjunto.

 

Por otro lado, la otra estructura será la que albergue la Escuela de Música, que contará con aulas de diferentes tamaños para ensayos individuales y colectivos, así como para las mejores condiciones de formación de las escuelas municipales.

 

El arquitecto ha señalado que las piezas independientes tratan de "mitigar" el impacto que pueda producir el edificio en el entorno en el que se encuentra, de forma que sea "amable" con el mismo, pero al mismo tiempo tiene un carácter funcional y se persigue evitar "contaminación acústica" en los diferentes usos de las salas.

 

La construcción se realiza con hormigón prefabricado y una cubierta de zinc, mientras que en el interior predominará la madera y se hará de la luz natural el "leit motiv" del edificio mediante fisuras entre las cajas. Además, se tendrá muy en cuenta en su acondicionamiento acústico para que haya una importante calidad del sonido, "adecuada y óptima".

 

El edificio se sitúa en el entorno del río Pisuerga, contará con 446 plazas de aparcamiento y 20 adicionales para discapacitados. Los accesos al auditorio serán por la cara del río, mientras que los accesos a las salas de escuela de música por la parte urbana.

 

Ambos edificios estarán conectados, de forma que se permita un uso independiente o complementario, según las necesidades de cada evento. Igualmente, se han cuidado mucho las condiciones acústicas del auditorio (en forma de caja de zapatos para potenciar la calidad acústica, así como paredes forradas de madera para la mejor transmisión y absorción del sonido).

 

El Ayuntamiento ha destacado la versatilidad de las salas de formación y ensayo de la escuela de música, pues oscilan entre los 12 a los casi 200 metros cuadrados para poder ofrecer los espacios más adecuados a cada necesidad.

Noticias relacionadas