Arroja a su recién nacido a una papelera porque no quería perder la conexión de su vuelo

Aeropuerto

El personal de lmipieza del aeropuerto de Viena, en Austria, se encontró a un bebé recién nacido en una papelera, envuelto en una bolsa. Encontraron a la madre, una mujer nigeriana, en una sala de espera y se excusó diciendo que creía que estaba muerto. 

La joven, natural de Nigeria y de 27 años, estaba durmiendo y cubierta de sangre en la sala de espera. La mujer afirmó que su bebé nació muerto, pero los informes demuestran lo contrario, el pequeño murió en el hospital.

 

La mujer confesó que tiró a su bebé envuelto en una bolsa porque no quería perder el vuelo. Ahora se encuentra en previsión preventiva. El fiscal Friedrich Koehl señaló que están investigando y la autopsia revelará la causa de la muerte, la sospechosa puede ser inculpada de "matar al niño al nacer".