Cyl dots mini

Arranca la única rectificación que espera tener que realizar el Ayuntamiento en el nuevo plan de movilidad

Las obras del cruce de Isabel La Católica con el Puente del Cubo modificarán un tramo de uno a dos carriles para vehículos privados, desviando el carril bici por la acera. Costará "unos 100.000 euros"

Bien claro lo ha dejado el alcalde, Óscar Puente, por activa y por pasiva respecto al nuevo plan de movilidad de Valladolid que dio el pistoletazo de salida de manera oficial con el desconfinamiento; no habrá apenas modificaciones en las múltiples peatonalizaciones, cambios de carriles y demás variaciones hechas estos meses. Tan solo aquellos casos que se vean evidentemente mejorables, como es el caso del cruce entre Isabel La Católica y el Puente del Cubo, donde se pasó de dos carriles para el vehículo privado a tan solo uno, dejando el otro para bici.

 

Es sencillo. Con la permuta realizada se forman tapones cuando uno o dos coches quieren girar hacia la derecha, desde Isabel La Católica hacia el mencionado Puente del Cubo, para llegar a la Avenida Miguel Ángel Blanco. Al encontrarse al comienzo del Puente un paso de cebra, los coches deben dar prioridad a los peatones y se forma atasco ya que quienes quieren seguir hacia adelante, hacia el Paseo Zorrilla, no pueden avanzar.

 

Ante semejante inconveniente, que bien es cierto que genera retenciones a lo largo de toda Isabel La Católica, el Ayuntamiento ha decidido aplicar –aquí sí- una modificación para que a partir de la entrada al párking, a unos cien metros del mencionado cruce, los carriles para vehículos vuelvan a ser dos y el nuevo carril bici se desvíe por dentro de la acera, metiéndose en parte por dentro del parque de La Rosaleda.

 

De esta manera todo el mundo debería quedar contento. Los conductores volverían parcialmente a las dos vías para evitar atascos y los ciclistas mantendrían su carril bici. Eso sí, quienes ya han puesto sobre aviso al Ayuntamiento han sido los de la asociación de Ecologistas en Acción, que han solicitado que no se toquen árboles y demás elementos vegetales por donde pase el nuevo tramo de bicicleta. La modificación supondrá en total “en torno a 100.000 euros” y se espera que duren unos dos meses, según fuentes municipales.

Obras del cruce de Isabel La Católica y Puente del Cubo. JUAN POSTIGO