Aquí yacen los restos de Navidad

El viernes 6 de enero las Navidades han emitido su canto del cisne y de ellas solo nos quedan los recuerdos, los regalos, y posiblemente algunos kilos de más.

Los papeles han pasado de cubrir glamurosos objetos a ser condenados a la nada. De serlo todo a ojos de un niño a convertirse, en el mejor de los casos, en material de reciclaje. La Navidad ha acabado y con ello se pone fin a varias semanas de reuniones familiares, atmósfera especial en las calles, felicidad, villancicos, dulces, compras y aglomeraciones.

 

El personal de limpieza se encarga ya de elmininar los últimos rastros que quedaban de las fiestas. Y las rebajas no dan oportunidad a que en los negocios pervivan los adornos. El tiempo pasa pero, en este 2017, el calendario nos ha dado una oportunidad: un fin de semana para recordar los buenos momentos y permitirnos aclimatarnos a la rutina que viene a partir del lunes, donde cada vallisoletano se 'disfrazará' de escalador para poder superar la temida cuesta de enero.