Anuar: “Cuando veo a Toni y Calero en el vestuario, me entra felicidad y alegría”

El centrocampista del Real Valladolid repasa en TRIBUNA todo lo vivido en los últimos meses y considera que los otros dos componentes de la ‘Generación del 95’, al igual que él, van a seguir en el Pucela “muchos años más”.

Calero, Toni y Anuar celebran el ascenso. G. RICO

Que Anuar Mohamed Tuhami (Ceuta, 15/01/1995) ama al Real Valladolid es algo sabido por todos y que él mismo se ha encargado de demostrar con palabras y acciones desde que llegó al club con 13 años. Ahora, una década más tarde, disfruta del sueño de haber debutado con el Pucela en Primera.

 

El centrocampista es uno de los tres integrantes que forman la ‘Generación del 95’, la cual se ha convertido en muy importante a la hora de hablar de la cantera. Junto a Toni y Calero, de quien es amigo, ha ido pasando por buena parte de las categorías formativas en la entidad blanquivioleta hasta que el la temporada anterior logró ser uno más de la primera plantilla.

 

Una generación que resultó clave en el ascenso por su papel en el equipo, ese que, según cuenta a Tribuna de Valladolid, está compuesto por amigos. Al frente de la nave se encuentra Sergio González, de quien asegura sentir “mucho cariño”. Y ahora, la figura de Ronaldo también es importante para la plantilla, como admite el ceutí, quien asegura que es alguien muy cercano a ellos

 

El último año y, sobre todo, los últimos meses han sido muy intensos para Anuar, que ya ha cumplido su sueño. Tras tacharlo, repasa en esta entrevista todo lo vivido y también reconoce cuáles son sus metas futuras justo una semana después de ampliar su compromiso con el Real Valladolid hasta 2021.

 

PREGUNTA: Su sueño siempre ha sido debutar con el Real Valladolid en Primera. ¿Pensaba que se iba a dar tan pronto?

RESPUESTA: Sinceramente, era muy complicado, pero sabía que si luchaba por ello lo conseguiría. En la Residencia lo tachaban de imposible y algunos jugadores se reían. Los comienzos el año pasado fueron difíciles, pero a través del esfuerzo conseguí quedarme y hacerme un hueco. Y el mismo año que subo al primer equipo consigo ese ascenso tan ansiado por todos. Es algo maravilloso.

 

P.: Antes tuvo que trabajar en verano.

R.: La pretemporada fue muy buena y estaba hecho al equipo. Somos amigos en el vestuario y en el campo, y eso lo hace mucho más fácil. Siento mucho cariño de Sergio porque me dice cosas para mejorar. Siempre estoy dispuesto a dejarme la piel por este equipo.

 

 

P.: ¿Cómo recuerda el día del estreno en Girona?

R.: Se respiraba un salto de calidad y se notaba el nerviosismo prácticamente en todos. Con el pitido del árbitro estás atemorizado, pero con el paso de los minutos te vas adaptando.

 

P.: Y, después, jugaron nada menos que contra el Barcelona…

R.: Son jugadores a los que ves desde pequeño en la televisión o en los periódicos. Cuando das la mano a Messi, flipas. Las emociones son increíbles. Ahí es cuando te das cuenta de que el trabajo de mucho tiempo ha merecido la pena.

 

P.: Vaya la que se lió con el césped.

R.: Fue una pena que se hablara más del césped que de nuestro partido contra jugadores de talla mundial. Les tuvimos acorralados, no estaban cómodos. A veces ponían malas caras por el césped. Hay que ser realistas porque no estaba bien, pero para los dos.

 

P.: En este inicio suma cuatro titularidades, dos partidos sin jugar y otros tantos como suplente. ¿Le ha afectado?

R.: No. Sé que lo importante es el equipo y que todos los jugadores estamos para sumar. Lo que cuenta es la salvación.

 

P.: ¿En el vestuario se han marcado un número de puntos que alcanzar?

R.: No hemos marcado nada porque no sería bueno para el equipo. El parón nos viene bien para desconectar. Aunque estemos arriba, sabemos que lucharemos hasta el final por la permanencia. Debemos aprovechar Zorrilla, donde tenemos que hacernos más fuertes que nunca. Ningún equipo va a ser fácil.

 

P.: En el centro del campo hay mucha competencia. ¿Cómo la llevan?

R.: La competencia en un equipo es muy buena. Todos son grandísimos jugadores. Al ser el más joven, me fijo mucho en ellos e intento ver todo lo bueno. La Liga es muy larga y todos tendremos oportunidades.

 

Sergio nos tenía muy metidos

 

P.: Les costó entrar en calor, pero ahora están muy bien.

R.: No es fácil jugar en Primera. Llevar tanto tiempo en Segunda… Ahora requiere una adaptación. Ningún equipo ha sido mejor que nosotros. Las sensaciones eran buenas.

 

P.: ¿Cuál cree que es la clave?

R.: Sergio nos tenía muy metidos y nos decía que era el camino a seguir, que más pronto que tarde llegarían las victorias.

 

P.: Los últimos meses han sido tan ajetreados que ha llegado hasta Ronaldo al club. ¿Ha tenido oportunidad de hablar personalmente con él?

R.: Su llegada ha dado mucha fuerza a la afición y al club. Ahora se reconoce al Real Valladolid gracias a él. Es una grandísima persona que está pendiente de nosotros. Confía mucho en nosotros. Es totalmente humilde y cercano. A mí personalmente no me ha dado consejos; cuando habla, lo suele hacer en general.

 

P.: Ya se ha enfrentado a muchos jugadores de Primera, ¿cuál le ha sorprendido más?

R.: Messi está por encima, pero Dembélé me pareció muy eléctrico porque hacía recortes en seco que no te daban tiempo a reaccionar. Está llamado a ser una gran estrella.

 

LA CANTERA

 

P.: Llegó desde abajo. ¿Qué les dice a los canteranos para que sigan su camino?

R.: Que no va a ser fácil, que van a tener obstáculos en su carrera. El fútbol profesional no te regala nada. Tienen que ser fuertes mentalmente y confiar en sí mismos. Si sienten que quieren ser jugadores, siempre hay hueco en el primer equipo.

 

P.: ¿Ve a alguno con proyección para llegar?

R.: Sali, Miguel, Mario… Son jugadores que entrenan de vez en cuando con nosotros. Tienen que dejarse la piel en el Promesas para poder dar el salto.

 

P.: ¿Cómo es seguir compartiendo vestuario con Toni y Calero en Primera?

R.: Es para estar orgulloso. Cuando les veo en el vestuario, me entra felicidad y alegría. Hemos luchado desde pequeños en muchos campos de Castilla y León. Además de ser amigos, estamos defendiendo la misma camiseta y es una gran emoción.

 

Siento el Valladolid como si fuera mi casa

 

P.: Parece que ya les empiezan a salir novias. A usted, por si acaso, le han renovado la semana pasada.

R.: Estoy muy feliz por esa renovación. Siento el Valladolid como si fuera mi casa y, siguiendo así, va a ser mi primer objetivo.

 

P.: Imagino que, pese a ello, su intención será seguir creciendo.

R.: Me gustaría ser un referente en el Real Valladolid porque siento a este equipo parte de mí. Pero el fútbol da muchas vueltas y a veces llegan grandes equipos.

 

P.: ¿Cómo ve la continuidad de Toni y Calero?

R.: Creo que el Real Valladolid va a seguir disfrutando de ellos muchos años más

 

P.: Empezamos la entrevista hablando de un sueño cumplido. ¿Cuál es el que tiene ahora?

R.: Me gustaría ir con la selección de Marruecos. Sería una gran ilusión hacerlo y jugar un campeonato con ella.

 

P.: ¿Y en blanquivioleta?

R.: Conseguir algo más grande que el ascenso o la permanencia.

 

P.: Por ejemplo, ¿jugar competición europea la próxima temporada?

R.: Sería algo grandísimo e inesperado. La gente fliparía en colores (risas).