Cyl dots mini

Ángel María de Pablos: “He actualizado un pregón que escribí hace veinte años”

El periodista, poeta y escritor pronunciará, por fin, el pregón de la Semana Santa de Valladolid el próximo 16 de marzo en la catedral vallisoletana. En esta entrevista relata cómo afronta esta cita.

Ángel María de Pablos, a la puerta de la catedral donde pronunciará el pregón 2018. TRIBUNA

Recuerda Ángel María de Pablos (24 de noviembre de 1942) que hace casi 20 años le dijeron que sería el próximo pregonero. Incluso para evitar las prisas lo escribió. Ese texto ha tenido que esperar casi dos décadas para ser pronunciado en la catedral, aunque lógicamente con actualizaciones, “pues en 20 años han pasado muchas cosas”. “Será un pregón eminentemente lírico” en el que su padre estará muy presente a través de sus poemas.

 

PREGUNTA: ¿Ya está preparado su pregón?

RESPUESTA: Ya está todo cerrado, en posesión del Ayuntamiento para que puedan editar el librillo que luego suelen entregar en el mismo día del pregón.

 

P: Comencemos por el principio ¿Cómo recibió la noticia de que usted sería el pregonero 2018?

R: La noticia, en un principio, la recibí en el salón de recepciones cuando el alcalde dio mi nombre [en el acto de presentación de pregonero y cartel de Semana Santa], aunque es cierto que algunas fuentes bien informadas ya me habían adelantado que este año sería yo; además Óscar Puente en una entrevista ya había dejado caer, sin pronunciar mi nombre, que sería yo el pregonero este año. Blanco y en botella…

 

P: Ese acto en el que se desveló el nombre del pregonero se celebró el pasado 16 de enero, parece que no ha tenido usted mucho tiempo para escribir el pregón…

R: Realmente yo ya tenía escrito mi pregón. Hace casi 20 años me dijeron que iba a dar el pregón al año siguiente, entonces para que no me pillara el toro escribí un pregón, que al final lo leí en la Tertulia Cofrade. Ese texto será la línea argumental de mi pregón, aunque claro lo he actualizado porque en 20 años han pasado muchas cosas: nuevas imágenes, cofradías….

 

P: Entonces ¿lleva 20 años esperando este momento?

R: Sí, sí. Llevo muchos años, prácticamente veinte años.

 

P: ¿Cuáles van a ser los pilares de su intervención?

R: Mi pregón va a ser eminentemente lírico, donde cantaré a las imágenes; pero me voy a centrar en las procesiones, que es lo que la gente ve en la calle. Yo creo que es labor del pregonero anunciar lo que va a ocurrir en la calle, es decir las procesiones. Evidentemente cada paso monumental, cada figura extraordinaria va acompañada por su cofradía. Además habrá un remate final con mis propias impresiones de lo que es la Semana Santa de Valladolid.

 

P: Su padre estará muy presente…

R: Se podría decir que invito a mi padre a que me acompañe en mi pregón, porque yo he tardado en pronunciarlo, pero al menos lo voy a dar. Mi padre murió sin llegar a ser pregonero y tenía, al menos, los mismos o más méritos que yo para haber podido pregonar la Semana Santa de Valladolid. Así que de alguna forma compartirá conmigo este momento; desde allá arriba seguro que estará muy atento y orgulloso de que recite algunos de sus poemas.

 

P: ¿En qué se acordará cuando suba al estrado en la catedral vallisoletana el próximo 16 de marzo?

R: Procuraré en esos momentos no acordarme de nada, ni de nadie para que no me ponga nervioso, soy de lágrima fácil y me emociono rápidamente. Me acuerdo ahora y cuando termine mi intervención. Lo hago de mi padre, de mis años de cofrade en las Siete palabras, de mi participación en muchas de las cofradías...

 

P: Sus padres eran muy devotos del Nazareno, pero usted se inscribió en la Cofradía de las Siete Palabras ¿por qué?

R: Efectivamente, mis padres eran devotos del Nazareno; pero yo que nací en Atrio de Santiago, cuando era niño y me asomaba al balcón de casa lo que yo veía era a los cofrades de las Siete Palabras antes de empezar la procesión o cuando guardaban los pasos. Entonces yo decidí que quería ser de esta Cofradía.

 

P: Ya sabe lo que es pregonar una gran Semana Santa, en 2004 los hizo en Rioseco ¿Cómo recuerda aquel momento?

R: Fue muy emotivo por la relación personal que yo tengo con Rioseco. Mi abuela, doña Adela, era la maestra de las escuelas. Mi madre la sustituyó cuando cayó enferma y a mí me llevaba a Rioseco siendo un niño en el tren y me dejaba en la casa de mi abuela. Ella fue la que me enseñó a conocer y amar las procesiones de Rioseco y de alguna manera yo escribí ese pregón recordando todo lo que me contó mi abuela en mi niñez, que son los años en los que se me quedaron grabados los recuerdos de una manera más fija.

 

P: ¿Está nervioso?

R: Se lo he contado a mis hijos: cuando me propusieron hace tantos años me hizo mucha ilusión, era mucho más joven y más echado para adelante, no me preocupaba nada… El otro día cuando escuché mi nombre empecé a preguntarme si estaré a la altura de las circunstancias… son las inevitables dudas que te alcanzan antes de una gran cita que para mí es el pregón de la Semana Santa de Valladolid.