Alonso-Cortés pregona el “compromiso riosecano” con la Semana Santa de la Ciudad de los Almirantes

Aurelio Alonso-Cortés durante el pregón de Rioseco. TRIBUNA,

El auditor del Cuerpo Jurídico de la Defensa y cofrade de Rioseco recordó a los riosecanos la necesidad que tienen los cristianos de “buscar a Jesús en cada Semana Santa”.

Recepción de Mayordomos en el Casino

 

Como manda el protocolo de este solemne acto, el pregonero fue recibido por el presidente de la Junta de Cofradías, Julio de las Heras, en el histórico edificio del Casino. Allí el esperaban diferentes autoridades, como el presidente de la Diputación, Julio de las Heras, y los Mayordomos de las 17 Cofradías de la Semana Santa de Medina de Rioseco. Desde allí, la comitiva partió hasta la iglesia de Santa María donde se pronunció el pregón, que tuvo como prolegómenos el centenario sonido del Pardal y los tapetanes.

El cofrade Aurelio Alonso-Cortés Concejo, auditor en excedencia del Cuerpo Jurídico de la Defensa, ha pregonado este Sábado de Pasión la Semana Santa de Medina de Rioseco, y ha llamado a “renovarse en los religioso”. “Participando de forma intensa y reflexiva en nuestra Semana Santa. Comenzó hace seis siglos en una estructura social basada en los gremios y talleres de esta ciudad. Que se custodia desde siempre en la tradición familiar de padres, hijos, nietos y demás parientes”.

 

Ante la imagen de Jesús Nazareno de Santa Cruz, de la que es cofrade gracias a su esposa (natural de Medina de Rioseco), Alonso-Cortés dividió su pregón en doce capítulos: “el honor de ser elegido”, “nazareno y cirineo”, “muerte y resurrección”, “dolores físicos y morales de Jesús”, “fe, tradición, valores cristianos”, “cómo lo vemos y cómo nos ven”, “cofradías y cofrades”, “imagineros: fe y tradición”, “procesión, jerarquía y música”, “proceso a Jesús”, “Interés Turístico Internacional y Bien Cultural” y “conclusiones”.

 

Recordó el pregonero sus años de juventud cuando veraneaba en la localidad de su madre, Villafrechós. “Mi herramienta de expansión era la bicicleta. A 15 kilómetros de Rioseco los recorría con frecuencia en bici, ida y vuelta, para tomar un helado en Cubero y cultivar amistades”. Tuvo también palabras para el Nazareno de Santa Cruz, imagen titular de su cofradía. “Mírame a los ojos parecen expresar los Cristos a sus portadores, y es lo que oí a mi nazareno. La misma expresión coloquial que se utiliza para intentar convencer a un interlocutor con la verdad que se le transmite o solicita".

 

En Semana Santa se revive la Pasión, es decir el conjunto de padecimientos y muerte de Jesús. Pero conviene reflexionar que se iluminan con su Resurrección. El Cristianismo se fundamenta en que Cristo resucitó”, explicó Aurelio Alonso-Cortés, quien citó el conocido texto de Miguel de Unamuno sobre la Semana Santa riosecana y un poema de Gabriel y Galán sobre el espíritu de la Pasión, en su poesía ‘La pedrada’.

 

 

Tuvo palabras el pregonero para relatar lo que siente un cofrade durante la procesión. “El silencio acompaña a los cofrades bajo las andas. Mientras su corazón late intensamente, su cabeza bulle conectada con su propio paso. Y es que ‘la procesión en realidad va por dentro’, según el muy castellano dicho que se aplica a la persona en situación emocional, que disimula o no exterioriza el sentir que está viviendo. En nuestra procesión el silencio se hace sonoro, como si se oyera”.

 

Recordó también el origen gremial de las cofradías y la expansión experimentada en las últimas décadas pasandodesde 1.110 cofrades en 1983 hasta 3.994 en 2017”. El nieto del poeta Narciso Alonso-Cortés dedicó un amplio capítulo al proceso que siguió Jesús. “Me centro ahora como jurista en los principios jurídicos del juicio penal quebrantados en aquel proceso en tiempos en que ya eran conocidos” en la que concluyó que Jesús fue "condenado a muerte por crucifixión sin sentencia de la autoridad competente”.

 

Para terminar concluyendo: “Al igual que este Nazareno carga con su cruz, aceptemos las cruces que nos depara la vida pidiéndole ayuda como Él aceptó del Cirineo”. “Un excelente amigo, silenciando si es el autor de la frase, me decía en un reciente trance de salud: “la vida se nos ha dado para buscar a Dios, la muerte para encontrarlo, y la eternidad para poseerlo”. En cada Semana Santa busquemos a Jesús. Y la eternidad se nos dará gracias a la Resurrección”.

 

 

Comentarios

Deja tu comentario

Si lo deseas puedes dejar un comentario: