Almeida llama en Valladolid a “no patrimonializar” la sostenibilidad ambiental por ser “bandera de todos”
Cyl dots mini

Almeida llama en Valladolid a “no patrimonializar” la sostenibilidad ambiental por ser “bandera de todos”

Foto: Agencia Ical

El alcalde de Madrid imparte la lección inaugural del curso 21/22 de la Facultad de Comercio de la UVA

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida de Navasqüés, ha sido el protagonista este año de la ceremonia oficial de inauguración del curso académico 2021/2022 de la Facultad de Comercio de la Universidad de Valladolid (UVA), evento que ha tendido lugar este lunes a las 12.00 horas en el Aula Magna Rector Fernando Tejerina del centro universitario.

 

Y es que el primer edil de la Capital ha sido el responsable este año de impartir la lección inaugural, para la cual ha escogido el desarrollo sostenible de las urbes y el equilibro entre los recursos, el crecimiento económico y el bienestar social como temas vehiculares de su discurso. Así, bajo el título de ’La sostenibilidad en las grandes ciudades. Retos y desafíos’, Martínez-Almeida de Navasqüés ha ahondado en la necesidad de trabajar en el reto “urgente” que supone el desarrollo sostenible a través de medidas garantes del futuro, del bienestar de los ciudadanos y con perspectivas de futuro, que además sean preventivas de acontecimientos futuros, en alusión a las consecuencias de la borrasca ‘Filomena’ en la Capital. 

 

Desde el punto de vista municipal, el alcalde considera que las ciudades adquirirán cada vez más peso e importancia en el marco del desarrollo de las políticas sostenibles, dada su proximidad con el ciudadano, y lo harán con equilibrio respecto al desarrollo económico, en pro del crecimiento del empleo. Como ejemplo, Madrid, que basa en tres pilares sus políticas de sostenibilidad: el primero, con la mirada puesta en la consecución, e incremento y mejora, de los objetivos establecidos por la Unión Europea y las Naciones Unidas para 2030 y 2050, respectivamente; el segundo, con la ordenanza municipal de calidad del aire y lucha por el cambio climático, y, por último, con el reglamento de Movilidad sostenible.

 

En este sentido, Martínez-Almeida de Navasqüés ha explicado que la medida trata de generar cauces para reducir el nivel de contaminación desde un equilibrio entre el medio y el avance social y económico. “No se puede desequilibrar la balanza y acudir a medidas que impidan el crecimiento económico”, ha enfatizado. 

 

TRANSVERSALIDAD

 

Sin eludir que el problema de la contaminación es un hecho que también afecta en Madrid, el alcalde de la Capital ha apuntado a que la clave en el desarrollo de las políticas de sostenibilidad es tratar el tema como algo transversal, una relación entre el ente público y las empresas, las cuales desarrollan políticas de Responsabilidad Social Corporativa compatibles con la naturaleza. Y en esa transversalidad, el primer edil ha destacado el error que supone “patrimonializar” por banderas el tema, en lugar de “llegar a puntos de acuerdo”, el “verdadero objetivo” desde su punto vista. “Las acciones de las grandes ciudades tendrán su reflejo en la sociedad”, ha continuado antes de adelantar que Madrid tiene una nueva estrategia con 185 medidas para mitigar las consecuencias del cambio climático.

 

Junto al munícipe madrileño han estado el vicerrector de Patrimonio e Infraestructuras de la UVA, Julio Grijalba Bengoetxea; la consejera de Empleo e Industria de la Junta de Castilla y León, Ana Carlota Amigo Piquero, y el decano de Comercio, José Antonio Salvador Insúa.

 

El vicerrector, desde la presidencia de la mesa, ha recordado el compromiso de la UVA con la sostenibilidad a través de la gestión de energía de los edificios, la construcción eficiente de los mismos y los planes de movilidad desarrollados por la institución académica, que incluyen el primer parking de bicicletas gestionado por entidad pública. Por su parte, la consejera ha afirmado que la inauguración de un nuevo curso académico supone un momento de alegría, “sobre todo cuando se atisba la vuelta a la normalidad”, un júbilo por la sociedad y por los alumnos de Comercio, un sector “esencial” para el desarrollo social, intercambio de conocimiento e impulsor de la economía.

 

Castilla y León cuenta con 140.000 trabajadores en la empresa detallista, un área que “no ha parado a pesar de la pandemia” y cuyo éxito se basa en su capacidad de adaptarse a la digitalización, la internacionalización y el consumo responsable. “El comercio es un sector de presente y futuro básico para construir una sociedad más sostenible”, ha significado.