Alianza del Ayuntamiento, los partidos políticos y los vecinos de Simancas para evitar una división mayor del núcleo urbano

El Ayuntamiento de Simancas, a partir de una propuesta inicial del grupo de Ciudadanos, ha creado un frente común con todos los grupos políticos representados en el mismo y con los vecinos de la villa para evitar que el proyectado tercer carril de la A-62 divida aún más el casco urbano.

La mesa constituida para reclamar una variante se ha reunido ya dos veces en el Ayuntamiento de la localidad, con la presencia del alcalde de la localidad, Alberto Plaza Martín, representantes de los grupos políticos del Ayuntamiento (PP, PSOE y Ciudadanos) y miembros de la plataforma vecinal constituida ad hoc, para reclamar que el tráfico de la autovía discurra fuera del núcleo urbano. En estos tiempos convulsos, Simancas da así un ejemplo de unidad y consenso entre partidos políticos y ciudadanos en torno a un objetivo común.

 

Vecinos y políticos trabajan unidos para hacer compatible la vieja reivindicación de mejorar la seguridad y ampliar la capacidad de la A-62 con la recuperación de la estructura urbana de Simancas, recordando que el Congreso de los Diputados ya aprobó en 2009, con los votos de PP y PSOE, que la ampliación debía incluir una variante para Simancas. La autovía rompe ya en dos el núcleo urbano de la villa, pero las obras proyectadas por el Ministerio de Fomento acentuarían aún más esa división, además de suponer un evidente impacto estético en el Conjunto Histórico Artístico, ya que afecta irremediablemente al entorno inmediato del Archivo.

 

La reivindicación unánime es que las obras previstas sirvan para suprimir la barrera actual, lo cual –sostienen-- permitiría crear zonas ajardinadas o deportivas, mejorar la comunicación con el camino de Robladillo y con el colegio cercano, facilitar una posible conexión con las urbanizaciones Entrepinos y Panorama, y favorecer el desarrollo turístico de Simancas al eliminar la agresión estética que supone actualmente la autovía en el conjunto histórico artístico y en la zona del Archivo. Esta solución alternativa acabaría, además, con otros problemas añadidos que sufre la población: ruidos, contaminación y falta de seguridad vial.

 

Aunque en la propuesta para construir el tercer carril de la A-62 realizada en 2013 por la Demarcación de Carreteras de Castilla y León Occidental se incluía la construcción de una variante en Simancas, finalmente el Ministerio de Fomento ha adjudicado este año la redacción de un proyecto que incluye el tercer carril sin sacar el tráfico de la villa.

 

El Ayuntamiento, los partidos políticos y la plataforma vecinal, organizados en torno al lema «Humanizar Simancas» y conscientes de la necesidad de mejorar la capacidad y seguridad de la A-62, han recabado ya más de 500 firmas entre los vecinos para reclamar la opción de la variante, y mantuvieron la pasada semana una reunión con el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez Iglesias, para exponerle sus reivindicaciones. La mesa de trabajo formada por los vecinos y sus representantes políticos tiene previsto solicitar nuevos encuentros con los grupos políticos de la Diputación de Valladolid y de las Cortes de Castilla y León, así como con Diputados y Senadores por la provincia de Valladolid, dentro de un plan de trabajo que persigue que el Ministerio de Fomento reconsidere el proyecto.

Noticias relacionadas