Algunas recomendaciones para el turismo sostenible en Cerdeña

Traveler

Durante los últimos años, instituciones y organismos han lanzado programas de concienciación para reducir el impacto turístico sobre los principales destinos vacacionales.

En este sentido, en 2017 asistimos al Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, a lo largo del cual fueron frecuentes los decálogos de recomendaciones y consejos dirigidos al viajero.

 

Entre los principales enclaves europeos a proteger se encuentra Cerdeña. Y es que la isla mediterránea alberga una riqueza natural inigualable, amenazada por la fuerte afluencia de visitantes. Ahora bien, la región italiana también es un ejemplo de actuación a favor de la sostenibilidad. En concreto, el proyecto Visit South Sardinia obtuvo en 2016 el premio de la Comisión Europea como área más sostenible del continente. A continuación, resumimos las principales medidas para que el lector pueda colaborar con este tipo de estrategias durante sus vacaciones.

 

Conoce e invierte en los pueblos

 

Localidades como Cagliari (en el sur de la isla), Castelsardo (en el norte) o Alghero (en el noroeste) son algunos de los lugares más emblemáticos de Cerdeña. Así, estos municipios representan una oportunidad inmejorable para conocer la cultura sarda, su arte y gastronomía, sus fiestas e historia. De este modo, es conveniente que el turista muestre interés hacia su ‘pueblo de acogida’ y que apueste por invertir en el mismo, adquiriendo productos típicos o artesanía local.

 

Escoge el transporte menos contaminante

 

Habitualmente, aquellos viajeros que aterrizan en una isla alquilan un automóvil para moverse libremente por la misma, con flexibilidad de horarios y comodidad. No obstante, un coche supone un volumen de contaminación que perjudica gravemente el entorno. De esta manera, una buena alternativa es alquilar una moto en Cerdeña con Cooltra, una compañía que dispone de scooter, así como de vehículos eléctricos sobre dos ruedas.

 

Valora las calas y los parques naturales

 

La región italiana está plagada de playas paradisíacas y espacios naturales protegidos. Así, nos topamos con las calas Gogone y Poetto, ambas ubicadas en el Parque Nacional de Gennargentu, en el marco del golfo de Orosei. Además, descubrimos el archipiélago de la Maddalena, que reúne más de sesenta islotes e islas y constituye uno de los parajes más auténticos del Mediterráneo. Asimismo, el visitante tendrá la posibilidad de acercarse al parque natural de Porto Conte, en el que se esconde la popular Gruta de Neptuno. Con todo, un requisito indispensable a la hora de adentrarnos en estos tesoros de la naturaleza es preservar la fauna y la flora, para lo cual puede resultar útil visitar el centro de interpretación más cercano.

 

Minimiza la basura y ahorra en recursos

 

Como ‘turistas sostenibles’ nuestra misión se resume en la siguiente premisa: no dejar rastro de nuestro paso. Para ello, es fundamental eliminar los residuos y reciclar, así como minimizar el gasto en agua, un bien muy preciado para la comunidad local. Otra fórmula para colaborar con la sostenibilidad pasa por decantarnos, a la hora de elegir alojamiento, por establecimientos rurales y, en general, todos aquellos comprometidos con el medioambiente.