Alertan de una plaga de orugas procesionarias, peligrosas para niños y perros en las inmediaciones de Parquesol

Son urticantes y pueden provocar la muerte de un perro. Además son bastante alérgicas para humanos.

La Policía Municipal de Valladolid ha alertado en su cuenta de twitter la presencia de orugas procesionarias en el entorno del Parque Canino y en las cercanías del barrio de Parquesol. Se avisa también que se tenga cuidado con niños y perros.

 

Deben su popular nombre de procesionarias (su nomenclatura científica es Thaumetopoea pityocampa) a la forma de procesión que adaptan cuando se mueven, siempre en fila india y lideradas por una hembra. Estas orugas, cubiertas de pelos, son peligrosas y que son urticantes. E incluso no es necesario el contacto directo, pues cuando se sienten amenazadas lanzan sus pelos al aire, provocando irritaciones y alergias.

 

Asimismo, estas orugas son muy apetecibles para los perros, cuya ingesta puede provocar incluso su muerte. Quizá las temperaturas, razonablemente altas para esta época, han provocado su adelanto. Suele ser con la llegada de la primavera, cuando estas orugas descienden de sus nidos instalados en los pinos para recorrer el suelo en busca de un lugar donde enterrarse para convertirse en crisálida y en julio eclosionar como mariposa.

 

Aquellos perros que estén en contacto con estas orugas suelen manifestar los mismos síntomas: el can suele rascarse la boca como si intentara desprenderse de algo que tuviera en la lengua y saliva en gran cantidad. Los veterinarios indican que si el perro presenta estos síntomas se acuda rápidamente a una clínica especializada.