Al Pucela no se le da bien Villarreal

Los jugadores del Pucela celebran un gol en Villarreal, en la temporada 08/09. R.VALLADOLID

De las once visitas a El Madrigal, los blanquivioletas solo puntuaron en dos y una de ellas fue victoria.

Del mismo modo que el Villarreal tiene en Zorrilla un estadio 'maldito', el Real Valladolid casi siempre ha salido de vacío de El Madrigal. De once visitas oficiales al Villarreal CF en Liga (9 en Primera y 2 en Segunda), el Pucela sólo ganó en una (08/09) y empató en otra (01/02).

 

Aquel triunfo en la campaña 08/09 fue de pañuelos blancos. El Real Valladolid de Mendilibar visitaba en noviembre al Villarreal de Pellegrini, que era el único equipo que aún no había perdido en su estadio. Los blanquivioleta, con Sergio Asenjo; Pedro López, Luis Prieto, García Calvo (Baraja, min. 87), Marcos; Álvaro Rubio, Vivar Dorado; Pedro León, Víctor (Haris, min. 89), Sesma; y Canobbio (Óscar Sánchez, min. 77), dieron un recital en Villarreal y noquearon al submarino amarillo con un doblete de Sesma y otro gol de Luis Prieto antes del descanso. Borja, junto a Justo Villar, el argentino Escudero (cedido por el Villarreal) y Goitom, vieron el partido desde el banquillo.

 

Por entonces, el Villarreal tenía un equipazo, con futbolistas de la talla de Santi Cazorla (de vuelta esta temporada al Club de Fernando Roig), Marcos Senna, Ibagaza y Pires, entre otros.

 

El empate, a dos goles, en la temporada 01/02 fue protagonizado por Ricardo; Torres Gómez, Caminero (Tena, min. 45), Peña, Marcos; Lozano, Mario; Fernando Sales (Eusebio, min. 84), Fernando, Chema (Ricchetti, min. 56); y Luis García. En el banquillo blanquivioleta se quedaron sin jugar Bizzarri, Ciric, Cuauhtémoc Blanco y Pachón. Jesús Sánchez Japón, ahora en la dirección deportiva blanquivioleta, estaba sancionado. Y en el 'dique seco', Javi Jiménez, Gaspar y Tote.

 

Aquel 17 de marzo de 2002, con Moré en el banquillo, se puso 0-2 con goles del malagueño Fernando, de penalti, y Luis García. Pero en los últimos minutos Calleja (ahora entrenador del Villarreal) y el argentino Arruabarrena sellaron el empate final.

 

Ojalá que con el cambio de nombre (y no sólo de nombre), en el Estadio de la Cerámica, el 'maleficio' se torne radicalmente y a las primeras de cambio el Pucela se traiga una victoria de Villarreal.

Noticias relacionadas