Al BSR Valladolid se le escapa la victoria en el último cuarto

El Fundación Grupo Norte cayó (70-65) en un partido tremendamente intenso.

EXTREMADURA MIDEBA CALERO SUMINISTROS: Pratt (14), Jama (22), Warburton (12), Fox (8), Bates (14)  –cinco inicial- Esteche (0) y Granados (0).

BSR VALADOLID: Stibners (26), Robles (6), Soria (6), Adrián Pérez (7), Prieto (14) –cinco inicial- Juan Luis Pérez (0), Ruggeri (2) y Alonso (4).

PARCIALES: 1º Cuarto: 19-22 / 2º Cuarto: 20-17 / 3º Cuarto: 10-12 / 4º Cuarto: 21-14

POLIDEPORTIVO: Polideportivo Nuria Cabanillas, Badajoz.

ÁRBITROS: Pérez, Sánchez y Ferrera.

INCIDENCIAS: Encuentro correspondiente a la tercera jornada de División de Honor.

El BSR Valladolid ha perdido ante el Mideba Extremadura, en un partido tremendamente intenso, al que llegaron tocados varios de los jugadores importantes del conjunto vallisoletano, y que se decidió por pequeños detalles, que decantaron la balanza del lado local, sobre todo, en el plano ofensivo, en el que los extremeños estuvieron más acertados, sobre todo, Abdi Jama, uno de los mejores ‘uno’ del mundo.

 

Los vallisoletanos salieron con ganas, y dispuestos a demostrar esa ambición con la que han iniciado la temporada, lo que se tradujo en un buen primer tiempo, con una defensa organizada y una buena selección de lanzamientos, a través de las cuales consiguieron finalizar el primer cuarto con ventaja en el marcador (19-22).

 

El Mideba Extremadura hacía valer la efectividad de jugadores como el ya mencionado Jama, que estuvo a un gran nivel, de Pratt o Warburton, y a los de José Antonio de Castro les costaba frenarles, aunque supieron mantener la seriedad defensiva para impedir que el rival pudiera abrir una brecha significativa y también sus opciones en ataque, de ahí que se llegara al descanso con empate a 39.

 

Tras la reanudación, el Fundación Grupo Norte comenzó a cometer fallos, a perder la capacidad de anotación, ante la mayor presión defensiva del rival, que prestó especial atención al máximo artillero del cuadro morado, Brett Stibners, y les costó más de cinco minutos poder anotar. Pero supieron recomponserse y, actuando como bloque, fueron capaces de finiquitar el tercer cuarto con una pequeña renta a su favor (49-51).

 

Quedaba un último tiempo, en el que podía suceder cualquier cosa, y ambas escuadras buscaron todas las armas posibles para desarbolar al contrario. En este caso, fueron los extremeños los que gestionaron mejor los compases finales del encuentro para asegurar sus lanzamientos e impedir la fluidez en ataque de los vallisoletanos, que llegaron al último minuto tres puntos por debajo, los cuales ya no pudieron remontar.