Ajupareva y Jesús Cifuentes, unidos frente a la problemática social de los jóvenes y los locales de juego

Jesús Cifuentes y Ángel Aranzana en la sede AJUPAREVA

El cantante y guitarrista de los Celtas Cortos espera que el Centro Cultural Miguel Delibes esté "a full" para un concierto cuya recaudación irá destinada a la contratación de un nuevo técnico para la asociación.

El miembro del grupo Celtas Cortos, Jesús Cifuentes, manifestó su apoyo a Ajupareva en su 30º aniversario y una vez más se une a la defensa de las causas justas en temas sociales como ya ha demostrado con sus colaboraciones con diferentes ONG o en diferentes publicaciones en sus redes sociales. Existe una presión social sobre el juego y se ha convertido en un grave contratiempo en nuestra sociedad, y la cantidad de locales existentes lo corroboran. "Una legislación ciega totalmente a un problema, que le está dando la espalda" . "Existen 180 locales de juego en Castilla y León y 3.800 en Andalucía. Es cierto que hay diferencia de población, pero es una barbaridad", concluía Ángel Aranzana.

 

El presidente de la asociación afirmó al principio de la convocatoria de prensa que ante cualquier situación de justicia social los Celtas Cortos siempre responden: "Es algo increíble que un grupo de esta calidad y esta altura se preste siempre que se le pide ayuda a colaborar". Aranzana proclamó un llamamiento a la población de Castilla y León debido a la falta de trabajadores en el centro, aunque el comienzo de nuevos proyectos está abriendo un camino en la vida de muchos personas; más de 60 charlas para jóvenes de tercero y cuarto de la ESO y otras muchas referidas a un público de más corta edad, niños de 8 y 9 años, para hablar de las diferentes habilidades sociales, saber decidir, plantarse y decir que no. Desde el mes de enero la asociación ha recibido 16 nuevos ingresos, de los cuáles 11 son menores de 30 años. Las tertulias son gratuitas, y el sencillo paso a seguir es apuntarse en la página web de Ajupareva.

 

Respecto al concierto, Jesús Cifuentes habló de una vuelta de tuerca y un cambio en el repertorio para conseguir una vuelta energética: "Será un concierto de rock and roll. Vamos a meter ruido". Se espera un lleno completo y únicamente quedan por vender unas 200 entradas. Para los Celtas Cortos tocar en Valladolid es otra sensación: "Hay un vuelo de mariposas aquí y jugar en casa siempre es especial".