Aguas de Valladolid lleva a los juzgados la remunicipalización del servicio del agua

El Comité de Empresa de Aguas de Valladolid, reunido con representantes municipales.

La empresas Aguas de Valladolid interpone un recurso contencioso administrativo contra el acuerdo del pleno del cambio de gestión.

Aguas de Valladolid ha interpuesto un recurso contra el Acuerdo Plenario del Ayuntamiento de Valladolid del pasado 30 de diciembre de 2016 sobre cambio de gestión en los servicios municipales de abastecimiento, alcantarillado y depuración, ante la desestimación por el Pleno Municipal de 23-2-2017 del recurso de reposición presentado.

 

El citado recurso se basaba en el incumplimiento de la normativa laboral y administrativa con perjuicio a los empleados de Aguas de Valladolid y la vulneración de los principios de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera prevista en la legislación actual entre otros motivos.

 

En dicho recurso se ponía de manifiesto "la pérdida de las condiciones salariales y laborales de los actuales empleados de Aguas de Valladolid, que podría suponer la precarización de sus derechos laborales ya que, a pesar de lo manifestado por el equipo de gobierno a los trabajadores, los informes técnicos municipales constatan que se tendrán que sacar a concurso estas plazas en los próximos 3 años, es decir inestabilidad laboral que no ocurriría en el caso de mantenerse la gestión actual".

 

De lo contrario, este cambio de gestión conllevaría "una vulneración directa de las normas que establecen restricciones de contratación de empleados públicos, y de las normas que exigen procedimientos de selección de empleados públicos sujetos a principios de igualdad, mérito y capacidad".

 

Respecto a las cuentas municipales, desde Aguas de Valladolid se cree que "el pretender crear una nueva empresa pública municipal con un presupuesto diferenciado del Ayuntamiento va en contra de la normativa comunitaria que obliga a que los presupuestos de estas empresas públicas consoliden en el presupuesto municipal, por lo que las inversiones previstas de más de 100 millones de euros se tendrían que hacer con cargo a los presupuestos municipales, lo que supondría, en caso de ejecución de esas inversiones, perjuicios al Ayuntamiento de Valladolid y a sus cuentas públicas".

 

En las circunstancias actuales el Ayuntamiento de Valladolid, dejará de percibir más de 6 millones de euros anuales con cargo al canon que paga todos los años la empresa, "lo que supone que la gestión directa precisamente ponga en riesgo que se lleguen a acometer las inversiones necesarias en los Servicios", dice Aguas de Valladolid en un comunicado.

 

Adicionalmente, también el recurso ponía de manifiesto "los errores e incongruencias que contiene el informe que ha servido de base para calcular la modalidad de gestión más eficiente y sostenible, y que ha servido para constituir el EPEL (Entidad Pública Empresarial Local)".

 

Por todo ello Aguas de Valladolid se opone en los Juzgados, una vez desestimado por parte del Ayuntamiento el recurso de reposición interpuesto, y más si cabe cuando ha estado "prestando durante estos años un servicio de calidad, de forma eficiente y con una de las tarifas más baratas de España".

Noticias relacionadas