'Ága' utiliza la mirada de un matrimonio esquimal para contraponer las sociedades tradicionales y las modernas

Fotograma de la pelícual Aga - SEMINCI

El cineasta búlgaro asegura que no sabe si volverá a dirigir porque está "sin ideas".

'Ága' contrapone las sociedades tradicionales en peligro de extinción a las más modernas e industriales y trata la relación de ambas con la naturaleza a través de la mirada de un matrimonio esquimal, el que conforman Nanook (Mikhail Aprosimov) y Sedna (Feodosia Ivanova). Ambos protagonizan el filme dirigido por Milko Lazarov, que se ha proyectado este jueves en la 63 Semana Internacional de Cine de Valladolid.

 

Nanook, un cazador de renos, vive junto a Sedna, su mujer, en una yurta en medio de los parajes nevados del norte. Juntos, conviven en soledad y preservan las tradiciones de sus antepasados, un estilo de vida en peligro de extinción cuyo fin se antoja inevitable por efecto del deshielo y el cambio climático, lo que complica la caza. Su única conexión con el mundo exterior es el joven Chena, quien los visita de vez en cuando y les trae noticias de su hija, Ága, que abandonó los hielos de la tundra para trabajar en una mina de diamantes. Sin embargo, cuando la salud de Sedna comienza a deteriorarse, Nanook decide emprender un largo viaje para encontrar a Ága.

 

El realizador búlgaro ha explicado, en declaraciones recogidas por Europa Press durante un encuentro con la prensa, que una curiosidad aún latente "por las aventuras de los exploradores cuando era pequeño" le ha llevado a situar este relato familiar en la tundra. No obstante, ha apuntado, "la historia de Nanook es una metáfora y la ubicación podría haber sido cualquier otra".

 

Del mismo modo, ha señalado que no era su intención centrarse en las cuestiones medioambientales. "La relación con la naturaleza de Nanook y Sedna contrasta con la del mundo industrial", ha afirmado, "pero solo las sociedades modernas se plantean el dilema del respeto al medio ambiente". A su juicio, "quienes viven en la naturaleza deciden, de forma intencionada, no respetarla, porque matar animales es su fuente de subsistencia". El matrimonio esquimal protagonista vive en un mundo "diferente" donde no existen palabras para describir conceptos como 'ladrón' o 'mentiroso' porque, simplemente, "no forman parte de su realidad", ha insistido.

 

Asimismo, Lazarov ha indicado que la película se desarrolla en esa "calma antes de la tempestad que tendría lugar minutos antes del inicio del Apocalipsis, cuando la humanidad tendrá que pagar por todos sus pecados". Justo antes del principio del fin tendría el encuentro entre Nanook, que representaría la sabiduría del mundo, y Ága, personificación de la esperanza.

 

De cara al futuro, el cineasta búlgaro ha confesado no estar seguro de querer seguir haciendo películas porque ahora no tiene "más ideas", ha reconocido. No obstante, si cambiase de opinión, le gustaría elegir "un tipo de escenario menos realista" y ha puesto la luna como ejemplo, aunque el paisaje seguiría siendo "igual de importante".

 

MILKO LAZAROV

 

Nació en Bulgaria en 1967 y se formó bajo la tutela de Vladislav Ikonomov en la Academia Nacional Krastyo Sarafov de Teatro y Artes Cinematográficas de Sofía, en cuyo departamento de Cine trabajó después como profesor. Su primer largometraje, 'Alienation' (2013), se estrenó en la sección Giornate degli Autori del Festival de Venecia. Su segundo largometraje, 'Ága', se estrenó fuera de concurso en la Berlinale y recibió el premio a la mejor película en los festivales de Fajr, Cabourg y Sarajevo.

Noticias relacionadas