Adsis Valladolid tuleta a más de un centenar de jóvenes en exclusión social

La Fundación Adsis ayuda desde hace 15 años a jóvenes en riesgo de exclusión social de los hogares tutelados, los pisos para mayores de 18 años y los Centros de Menores a prepararse para la vida independiente.

La Fundación Adsis ayuda desde hace 15 años a jóvenes en riesgo de exclusión social de los hogares tutelados, los pisos para mayores de 18 años y los Centros de Menores a prepararse para la vida independiente con la colaboración de los voluntarios del 'Programa Enlace'.

  

Un total de 105 jóvenes y 126 voluntarios ha formado parte de este programa, que desde el año 2000 trata de hacer un acompañamiento personalizado por parte de los voluntarios "en todos los niveles humanos" de la vida de estos jóvenes, según lo ha explicado la directora de Adsis en Castilla y León, Aurora Corona, en una entrevista a Europa Press.

  

El 'Programa Enlace' nació con el objetivo de "crear una referencia adulta asentada" y, desde hace año y medio, se ha ampliado a menores a partir de nueve años y hasta jóvenes de 21 años, pues anteriormente solo se centraba en la franja de edad de 16 a 21 años.

  

Esta ampliación se debe a la necesidad de aumentar la red social de niños que "no reciben visitas por parte de sus familiares y solo se relacionan con compañeros que tienen la misma problemática", de modo que los voluntarios de Adsis intentan "normalizar y ampliar" su red social para "ayudarles a tener una visión más amplia del mundo", ha apuntado Aurora Corona.

  

Estos jóvenes, españoles y extranjeros, tienen "baja autoestima y pocos hábitos" fruto de su situación familiar, lo que provoca que "normalmente haya fracaso escolar, aunque hay excepciones", ha confesado Corona, quien asegura que las "carencias" afectivas y emocionales que suelen presentar facilita que se "abran" y se "den" dan con "mucha facilidad".

 

IMPLICACIÓN EMOCIONAL

  

El joven y el voluntario deben establecer como mínimo un encuentro por semana, aunque con el tiempo la implicación emocional del programa hace que, en ocasiones, los voluntarios incorporen a los chavales a su vida, sus familias o incluso a sus vacaciones, lo que permite que una vez los jóvenes salen del programa, "muchas de estas relaciones continúen".

  

El aspecto más valorado por los jóvenes de sus voluntarios es la confidencialidad y el hecho de que no se trate de un adulto "que tiene que educar y regañar", sino que sea "como un amigo", según lo reconoce en declaraciones a Europa Press una de las menores implicada en el programa.

  

La joven también confiesa que al principio le parecía "una tontería" participar en 'Enlace', pero ahora lo considera "muy útil": su voluntaria se ha convertido ahora en su "diario" y, aunque empezó como una profesora de apoyo en inglés, admite que poco a poco se ha ganado su confianza.

 

REQUISITOS PARA SER VOLUNTARIO

  

Para ser voluntario del 'Programa Enlace' hay que pasar varias entrevistas de selección en las que se exige una serie de requisitos: ser mayor de 23 años, tener "una cierta estabilidad emocional y sensibilidad con la problemática de los chicos", así como una disponibilidad mínima de un año. No es necesario que tengan un perfil profesional puesto que los jóvenes "ya están rodeados de profesionales y técnicos en sus centros", ha destacado la directora de Adsis en Castilla y León.

  

Cada voluntario recibe una formación, por un lado, acerca de sus derechos y deberes y, por otro lado, una instrucción específica de seis semanas sobre el Programa Enlace y el tipo de problemáticas a las que podrán enfrentarse. Además, los voluntarios realizan reuniones cada 15 días con un técnico, en este caso una psicóloga, que les orienta tanto de manera conjunta como individual para llevar un seguimiento de cada pareja del programa.

  

Para la asignación de los voluntarios, el equipo de la dirección de Adsis, junto con la psicóloga que lleva los casos, realiza un estudio sobre el perfil de ambos con la intención de encajarlos según las necesidades de cada joven, decisión que permite que las relaciones "cuajen" y que, en muchos casos, continúen "de por vida".