Adiós al viejo chalet de Parquesol... más de treinta años después

Los trabajos para acabar con este edificio abandonado desde 1983 han empezado este lunes. Un complejo hostelero ocupará su lugar en la ladera sur de Parquesol. 


 

El chalet abandonado de Parquesol será historia. Este lunes han comenzado los trabajos de derribo de esta edificación que fue abandonada por su propietario, el empresario Antonio Alfonso, en 1983. Su privilegiada situación, en la ladera sur de Parquesol y visible desde la Avenida de Salamanca, le convirtieron en uno de los símbolos del viejo urbanismo vallisoletano que permanecía inalterable con el paso del tiempo, afeando la visión y convertido en foco de pintadas y suciedad.

 

La tramitación de la demolición no ha sido sencilla. Más allá de la resolución urbanística, ha estado pendiente de conocer con exactitud la propiedad del edificio ya que en los últimos años esta ha pasado por varias manos, convirtiéndose así en un muerto inmobiliario. Lejos quedan aquellos tiempos en los que se proyectó un enorme hotel en los años 80. Ahora parece que esta parcela número 63 acogerá un complejo dedicado a la hostelería.

 

La cizalla se encarga de borrar una parte de la historia del urbanismo de Valladolid, al tiempo que ha cumplido uno de los objetivos del equipo de gobierno municipal que se había marcado el final de 2016 como fecha tope para este derribo. El viejo chalet consta de tres plantas y su demolición no resulta sencilla. Pero era una deuda que tenía pendiente Valladolid y hoy, finalmente, la máquina se ha encargado de convertirlo en escombros.