Adif licita por 4,2 millones el suministro y transporte de balasto para la construcción de la Variante Este de Valladolid

Este contrato contempla tanto la fabricación de 160.000 toneladas de este material en cantera como su traslado a las zonas de acopio definidas a lo largo de la traza del tramo.

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) ha licitado por 4.220.383,2 euros (IVA incluido) el suministro y transporte de balasto que se empleará en la construcción de la Variante Este de la Red Arterial Ferroviaria de Valladolid.

 

En concreto, este contrato contempla tanto la fabricación de 160.000 toneladas de dicho material en cantera como su traslado a las zonas de acopio definidas a lo largo de la traza del tramo.

 

Según ha explicado Adif en un comunicado de prensa recogido por Europa Press, la Variante Este tiene 17,5 kilómetros de longitud y está diseñada para que los trenes puedan circular a una velocidad de 160 kilómetros por hora y como hitos estructurales cuenta con un viaducto de 1.130,5 metros (Viaducto de los Tramposos) y con un túnel de 2.192 metros.

 

El objetivo de la obra es la ejecución de una variante ferroviaria al Este de Valladolid, en ancho convencional, que dará continuidad en vía doble a la línea Madrid-Hendaya, y que se empleará para el tráfico de mercancías.

 

Esta variante permitirá también el acceso al nuevo complejo ferroviario de Valladolid, en el que se emplazarán todas las actividades ferroviarias que se realizan en la actualidad en otros centros de Valladolid, a excepción de las vinculadas a la estación de viajeros, nuevo taller de Renfe, terminal de servicios logísticos (sustituyendo a las instalaciones de La Esperanza y Argales) y Redalsa.

 

Adif ha informado de que cuando entre en servicio, la Variante acogerá el paso de todos los trenes de mercancías, "lo que representa el 25 por ciento del tráfico ferroviario actual de la estación de Valladolid-Campo Grande".

 

La finalización de la Variante Este de Valladolid fue uno de los compromisos adquiridos por Adif que se incluyen en el convenio de colaboración para el desarrollo de las obras derivadas de la transformación de la Red Arterial Ferroviaria (RAF) de Valladolid. El documento fue suscrito el pasado 20 de noviembre de 2017 por Adif, Adif Alta Velocidad, Renfe Operadora, Junta de Castilla y León y Ayuntamiento de Valladolid.

 

Sin embargo, el contrato para la construcción de la Variante fue iniciado por la Dirección General de Ferrocarriles en diciembre de 2007 aunque la obra se paralizó en 2013 debido a la falta de disponibilidad presupuestaria de la Sociedad Valladolid de Alta Velocidad, cuando la ejecución de los trabajos se encontraba al 77 por ciento.

 

No obstante, antes de la paralización ya se habían concluido y entregado los trabajos entre el emplazamiento del Nuevo Complejo Ferroviario de Valladolid y el enlace norte de la Variante, "lo que ha permitido montar una vía de ancho mixto (triple hilo) para el acceso al nuevo taller de Renfe". En septiembre de 2014, la obra fue subrogada a Adif.

 

Según han explicado las mismas fuentes, el balasto es la capa de material pétreo que se intercala entre la plataforma y las traviesas de la vía y entre sus funciones y cualidades destacan la transmisión homogénea de las cargas que soportan las traviesas hacia la plataforma y la "alta resistencia longitudinal y transversal" para las traviesas con el fin de mantener la geometría de la vía, una buena permeabilidad al aire y al agua para mantener la capacidad portante de la plataforma.

 

También destaca la garantía de elasticidad de la vía, que permite la corrección de la posición de la vía tras una eventual alteración de la misma.

 

Para que el balasto cumpla todas estas funciones debe tener unas características físico-mecánicas determinadas, en parámetros como el tamaño, la granulometría, la forma o la resistencia al desgaste.

Noticias relacionadas