Cyl dots mini

Acor no ve probable superar los rendimientos de 2017, aunque está pendiente de la evolución de la climatología

La Sociedad Cooperativa General Agropecuaria (Acor) se mantiene a la espera de la evolución de la climatología durante las tres próximas semanas cuando comenzará la recepción de remolacha en la molturadora de la localidad vallisoletana de Olmedo, el 22 de octubre, 20 días más tarde que en 2017.

 

Según ha explicado a Europa Press el director del Servicio Agronómico de Acor, Miguel Ángel Catalá, aunque todavía es "muy pronto" para hacer una previsión cierta sobre la campaña 2018/2019 en la que se han contratado 10.400 hectáreas, "algo más" que hace un año, es "probable" que no se alcancen los rendimientos de 105 toneladas por hectárea que se consiguieron en la anterior que cerró, además, con una polarización media del 18,05 por ciento.

 

"A lo mejor el otoño es muy bueno... todavía hay tiempo", ha considerado Catalá que ha hecho un llamamiento a los socios de la cooperativa vallisoletana para que, en el caso de que no llueva en las próximas jornadas, mantengan el riego y la humedad en sus cultivos además de los tratamientos de unas plantas en las que este año se están notando ataques de hongos que están afectando a las hojas que, en el caso de secarse, tienden a rebrotar a costa de la productividad y del retraso del ciclo.

 

Según ha explicado Catalá, Acor ha decidido aplazar la recepción de remolacha en su molturadora de Olmedo tras constatar que la raíz está "un poco atrasada" respecto a años anteriores como consecuencia del retraso de las siembras que se realizaron entre un mes y un mes y medio más tarde de lo habitual por las abundantes lluvias de febrero y marzo.

 

A pesar de que el inicio del verano fue suave, una circunstancia que favoreció el desarrollo de la remolacha que pudo avanzar el ciclo, la raíz sigue "un poco atrasada" respecto a campañas anteriores, con la particularidad, además, de que en 2017 comenzó "muy pronto", el 2 de octubre.

 

A día de hoy, Acor sí ha constatado una "diferencia sustancial" en el peso de la raíz en comparación con el alcanzó el año anterior si bien Catalá ha insistido en la necesidad de esperar a ver la evolución de la climatología durante las próximas semanas que, según ha recordado, es cuando la remolacha coge "mucho peso" y polarización.

 

"Por supuesto, se aconseja que si no llueve mantener el nivel de agua adecuado", ha continuado Catalá que, además de lluvia, ha deseado que no haya temperaturas excesivas sino temperaturas "algo más suaves" respecto al "atípico" calor de las últimas semanas ya que con el calor la planta "trabaja mucho".

 

La campaña de 2017/2018 comenzó el 2 de octubre y concluyó con 1.070.002 toneladas de remolacha tipo (de 16 grados) recibidas con un descuento medio de 9,42 por ciento y una polarización media del 18,05 por ciento. En este caso, la campaña se desarrolló durante 75 días con una producción final de 149.013 toneladas de azúcar.