Cyl dots mini

Acor inicia una campaña “muy buena” en la que se espera batir el récord de producción por hectárea

La cooperativa pone en marcha la iniciativa ‘Remolacha 5G de Acor’ para incrementar la siembra del próximo año en 2.500 hectáreas

La fábrica de Acor en Olmedo (Valladolid) comenzó este miércoles a molturar la remolacha que está recibiendo desde el pasado lunes en una campaña que se prevé “muy buena” y en la que se augura que se recibirán alrededor de 1,1 millones de toneladas. El presidente de Acor, Justino Temprano, avanzó que este año el cultivo cuenta con una sanidad “muy especial” porque “se ha desarrollado muy bien” y auguró la posibilidad de que incluso se bata el récord de producción por hectárea. 

 

Medrano cifró en más de 22.000 las toneladas recibidas hasta el momento y aseveró que la intención es que la molturación “no pare durante toda la campaña” que se prevé se extienda durante los próximos 100 días. En cuanto a las cifras, aludió a un incremento respecto a la media de las ultimas cinco campañas del diez por ciento en peso y del siete por ciento en riqueza. “Esperamos una media de 110 toneladas por hectárea”, añadió Medrano, quien confió en que el tiempo aporte su granito de arena. 

 

Los efectos del COVID también se han dejado sentir en el sector con un recorte en el número de hectáreas contratadas, a lo que se ha sumado la lluvia que obligó a frenar la sementera desde febrero y marzo, en que se sembró con normalidad, hasta finales de abril como consecuencia de las lluvias. Este año Acor cuenta con 10.440 hectáreas frente a las 12.000 del año pasado y a las que aspiraba nuevamente, lo que ha supuesto un recorte “un poco doloroso”. 

 

Con estas perspectivas, el presidente de Acor lanzó a los socios un mensaje de “ilusión” y consideró que la dinámica actual permitirá obtener beneficios este año. “Yo estoy ilusionado con esta campaña”, dijo Medrano, quien sobre la colaboración con Azucarera, no ocultó contactos “porque son dos empresas que están defendiendo el cultivo de la remolacha” y calificó la relación como “buena” aunque puntualizó que “cada uno tiene su negocio y su estrategia”. El objetivo de Acor es aportar al socio “seguridad y confianza” y lamentó haberse “alejado” del objetivo fijado de recuperar las 30.000 hectáreas de remolacha en Castilla y León. 

 

Próxima campaña

 

Pese a la intensa actividad de la fábrica de Olmedo, Acor ya ha empezado a preparar la campaña de siembras 2021-2022, en la que se va a poner en marcha una iniciativa denominada ‘Remolacha 5G de Acor’ que se difundirá en los medios de comunicación y que pretende ser un proyecto “ganador, garantizado, global, green y guerrero’. 

 

Según explicó Medrano, pretende ser un proyecto ganador porque el agricultor recibirá una bonificación de 180 euros por hectárea en la semilla para intentar así reducir el abandono del cultivo ya que, en ocasiones, los 42 euros por hectárea al agricultor “se le quedan cortos” y necesita de una mayor rentabilidad para seguir sembrando. “Queremos incrementar las siembras en la próxima campaña en 2.500 hectáreas y aproximarnos a las 13.000 hectáreas para sacar una buena rentabilidad de fábrica”, señaló. 

 

Este proyecto también está garantizado porque Acor mantiene los 42 euros por tonelada en función del pacto suscrito con las organizaciones profesionales agrarias para mantener este precio al menos hasta el año 2027. También es una iniciativa global ya que el servicio agronómico hace un seguimiento del cultivo en sus diferentes fases; es green porque la remolacha es “el cultivo que fija más CO2” con lo que está adaptado a las exigencias medioambientales y a la nueva PAC; y es guerrero porque se trata de un cultivo “estratégico” que “fija población, genera economía y crea puestos de trabajo”, en definitiva, provoca “desarrollo” en Castilla y León. 

 

COVID

 

sobre los efectos negativos del COVID-19 en el sector de la remolacha y en la cooperativa Acor, Medrano cifró las pérdidas económicas en casi dos millones de euros que no se han ingresado como consecuencia de la caída en el consumo que estimó que ha rondado entre un diez y un 15 por ciento, sobre todo en aquellos países que no son excedentarios, como ocurre en España. 

 

Por el momento, el presidente de Acor dijo no poder previsiones al respecto porque el año pasado al inicio de la campaña el precio subió y fue de unos 90 euros en el sur de Europa y un poco menos en el centro, pero desde marzo, como consecuencia de la incidencia de la pandemia, el precio tendió a estabilizarse. 

 

“Estamos pendientes todavía de lo que pueda pasar con el tema de la pandemia”, declaró Medrano, quien recordó que en julio parecía que “el precio se iba a recuperar” pero ahora hay que avanzar “a diario” porque “las buenas perspectivas se han parado” a la espera de lo que pueda ocurrir. 

 

CEO

 

Por último, Justino Medrano se refirió a la búsqueda de un CEO planteada para la cooperativa aunque la propuesta no ha salido adelante por la “falta de consenso” en el Consejo. Aunque reconoció que es un aspecto “decisivo y trascendental” para la cooperativa, aclaró que está “aplazado” y el trabajo se ha centrado ahora en la marcha del negocio. “Se propondrá cuando haya unanimidad y una persona adecuada que goce con el consenso de todos”, añadió. 

 

De cualquier forma, Medrano aseveró que en el Consejo Rector de Acor “hay estabilidad” independientemente de que puedan existir “discrepancias” en relación a alguna materia. “En algún momento puede haber cierta tensión por tema democrático y no hay problema en que alguien difiera y piense de alguna otra manera”, sentenció.