Acor comienza a ver la luz al final del tunel con una mejora de sus resultados
Cyl dots mini

Acor comienza a ver la luz al final del tunel con una mejora de sus resultados

Entrada de remolacha en la planta de ACOR - ACOR - Archivo

Medrano constata el inicio de una tendencia y asegura que luchará para consolidar y mejorar.

El presidente de la Sociedad Cooperativa General Agropecuaria Acor, Justino Medrano, ha constatado el inicio de una tendencia de recuperación en la cooperativa vallisoletana, que ha conseguido dejar atrás "los malos resultados de ejercicios anteriores", y se ha comprometido a luchar para consolidar y mejorar estas cuentas.

 

En concreto, Acor ha cerrado el ejercicio 2019-2020 con un beneficio antes de impuestos de 4,38 millones de euros frente a unas pérdidas de 13,93 millones en el anterior.

 

No obstante, Medrano reconoce que la pandemia del coronavirus ha repercutido de forma negativa en la actividad empresarial internacional y ha deteriorando la economía, que tardará "varios ejercicios" en recuperarse, unas consecuencias en las que Acor no se ha quedado al margen por lo que las circunstancias en las que ha tenido que atender la actividad junto al cierre del canal HORECA y la volatilidad del mercado azucarero han deteriorado la cuenta de resultados en el ejercicio 2019/20 entre 2,5 a 3 millones de euros.

 

Este es uno de los mensajes que traslada Justino Medrano en la Memoria del ejercicio 2019-2020 facilitada por la cooperativa en un año en el que la pandemia del coronavirus ha impedido celebrar las ya habituales juntas preparatorias de cara a la asamblea del mes de diciembre.

 

"Me hubiera gustado celebrar las juntas preparatorias habituales y otras tantas reuniones informativas, pero las actuales circunstancias nos lo impiden. También hemos redoblado nuestros esfuerzos para haceros llegar el día a día de nuestra cooperativa por diferentes vías de comunicación y, aunque no nos satisface personal ni profesionalmente, tenéis mi compromiso de vernos tan pronto como el escenario sanitario regional lo permita", asegura en concreto.

 

En la memoria del ejercicio 2019-2020 recuerda que Acor ha marcado un récord histórico en las toneladas de remolacha molturadas en Olmedo durante cinco meses sin parar ya que el sistema de módulos implementado y el "duro trabajo" del servicio agronómico permitieron sacar más de 14.000 hectáreas de remolacha de una forma organizada y a pesar de que llovió el doble que en años anteriores.

 

Dicho esto, reconoce que el rendimiento fabril no fue el esperado lo que "obliga" a la cooperativa vallisoletana a seguir trabajando para optimizar su estructura industrial. En este punto asegura que la adaptación a la denominada industria 4.0 para lograr una "fábrica conectada e inteligente" junto con la transversalidad del Plan Estratégico de Acor, cuyo diseño está a punto de concluir, permitirán alcanzar "una mejor posición" para afrontar todos los retos empresariales que depara el camino a corto y medio plazo.

 

Medrano reivindica asimismo el trabajo de Acor para posicionar el cultivo remolachero "en el lugar que siempre ha tenido entre los socios" de modo que sea el centro de la cooperativa, para lo que ha firmado un acuerdo con las organizaciones agrarias con el compromiso de seguir garantizando unos ingresos mínimos de 42 euros por tonelada de remolacha hasta 2027 "como verdadero compromiso con el cultivo".

 

A esto añade el objetivo de tratar de recuperar la superficie remolachera "que, por uno u otro motivo, se ha dejado de dedicar a este cultivo en nuestra región durante la presente campaña".

 

Según informa a los socios, la reducción de gastos en contratos con proveedores, la contención de otros costes junto con la "prudencia" en las líneas de inversión han sido la "piedra angular" durante este último ejercicio en el que se ha creado el área de seguros para los socios de Acor y se ha llegado a un acuerdo con la cooperativa Piñonsol para impulsar los cultivos leñosos "en beneficio directo y exclusivo" de los socios.

 

"Han sido numerosos los contactos con instituciones públicas y privadas para mejorar las condiciones en las que se desarrolla la actividad agraria, y como ejemplo, las recientes reuniones con la Confederación Hidrográfica del Duero para hacer realidad la creación de Comunidades de Usuarios de Aguas Subterráneas (CUAS) en la región", continua en su explicación.

 

Finalmente, Medrano asegura a los socios que la ilusión del Consejo Rector sigue intacta ya que los retos son "apasionantes". "Estoy seguro de que, con la dedicación de todos los que formamos Acor y el trabajo serio al que estamos acostumbrados los hombres y mujeres de Castilla y León, nos enfrentaremos a ellos de forma triunfal", concluye.

Noticias relacionadas