Cyl dots mini

Absuelven al secretario de la comunidad de vecinos de Valladolid acusado de extraer 2.400 euros de la cuenta comunitaria

La Audiencia no ve "inverosímil" que una tercera persona se hiciera pasar por él para apropiarse del dinero

La Audiencia de Valladolid ha dictado sentencia absolutoria en el caso del militar profesional Carlos V.V. que fue juzgado a finales de noviembre acusado de apropiarse, en su condición de secretario de una comunidad de vecinos, de un total de 2.400 euros que el Ministerio Fiscal le imputaba haber retirado en persona de la cuenta comunitaria.

 

En su fallo, y frente a la petición de condena de un año de cárcel y la obligación de restituir el dinero a la comunidad de propietarios de la Urbanización 'Vega de San Miguel', la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Provincial acuerda absolver al encausado al "no obtener razonablemente la convicción" de su culpabilidad y tras advertir de que la prueba de cargo presentada no ha sido suficiente para enervar su derecho a la presunción de inocencia.

 

Pero además, el tribunal añade que el ahora absuelto ha venido negando "rotundamente" la autoría de los hechos desde el primer momento y da credibilidad a la versión exculpatoria ofrecida por éste durante el juicio, según la cual difícilmente pudo haber retirado de la cuenta comunitaria en la sucursal de Caja Laboral, sita en Plaza España, los días 3 y 30 de junio y 16 de julio de 2013, por importe de 200, 1.000 y 1.200 euros, respectivamente, por encontrarse por aquellas fechas convaleciente de una delicada intervención quirúrgica de una hernia discal.

 

RELAJACIÓN DE LAS CAJERAS

 

La sala va todavía más allá y abre la puerta a que una tercera persona vinculada a la comunidad pudiera ser el verdadero autor de los hechos. "No es absurdo ni inverosímil ni puede excluirse que una tercera persona, eventualmente vinculada a la comunidad por tener acceso a los datos del acusado, haciéndose pasar por él facilitara su DNI o un DNI falso" para retirar los fondos, y todo ello facilitado, como así añade, por la "cierta relajación" de las cajeras reconocidas por ellas mismas durante el acto del juicio oral.

 

Y es que el tribunal recuerda que ambas empleadas han reconocido que no haber comprobado si la firma de la persona que realizó los reintegros coincidiera o era similar a alguna de las que figuraban en la documentación bancaria como autorizadas.

 

"¡No me lo explico!", reiteró el día del juicio Carlos V.V, quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, dejó entrever además que la querella presentada contra su persona por la comunidad de propietarios podía guardar relación con supuestos "enfrentamientos" existentes entre los comuneros por "temas internos".

Noticias relacionadas