Cyl dots mini

A juicio por presentar una transferencia falsa de pago de su alojamiento en un hotel de Valladolid durante ocho días

AC SANTA ANA

Dejó una deuda de 1.538 euros y en el proceso penal, donde fue condenado, aportó dicha documentación por la que volverá al banquillo.

La Audiencia de Valladolid juzga este martes, 30 de octubre, a un varón con iniciales J.J.C. acusado de presentar un documento falso en un proceso penal para tratar de justificar el pago de una deuda de más de 1.500 euros que dejó en el Hotel AC Santa Ana de Arroyo, donde permaneció alojado junto con alguna persona más, no identificada, por espacio de más de una semana en junio de 2016.

 

Lo peculiar es que el encausado ya fue condenado el 23 de mayo de 2017 por el Juzgado de lo Penal número 3 por delito de estafa a una pena de nueve meses de cárcel y al pago de una indemnización de 1.538,28 euros en favor del citado centro hostelero, con lo que ahora, este martes, volverá al banquillo, en esta ocasión de la Audiencia de Valladolid, con motivo de la documentación aportada en aquel juicio para tratar de hacer creer al juez que sí había abonado la deuda.

 

En este segundo proceso penal, el fiscal solicita ahora para J.J.C. una condena de dos años de cárcel y el pago de las costas por delito de falsedad en documento privado y otro de estafa procesal en grado de tentativa, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

Los hechos tienen su origen en la estancia del acusado entre los días 9 y 16 de junio de 2016 en el AC Santa Ana de Arroyo de la Encomienda, donde estuvo alojado con alguna persona más que no ha podido ser identificada y sin que abonara a su marcha la elevada cuenta de gastos generada, ya que además de pernoctar durante todos esos días también utilizó los servicios de la cafetería y del restaurante.

 

Para evitar el pago, la sentencia del Juzgado de lo Penal 3 considera probado que el 17 de junio J.J.C. abandonó el hotel sin avisar, dejando colocado en la puerta de la habitación un cartel de 'no molesten' para dar apariencia de que su habitación aún seguía ocupada, hasta que los empleados entraron en la misma y comprobaron que no había rastro del cliente y sus acompañantes.

 

Había reservado la habitación a través de una web en la que dio una tarjeta bancaria como garantía. Al tratar de cobrar el hotel la deuda pendiente, la entidad bancaria rechazó el abono, que sigue sin ser satisfecho.

 

Aunque J.J.C. ya fue condenado por estos hechos, ahora volverá al banquillo ya que en aquel primer proceso penal aportó un documento donde figuraba que una persona llamada D.C. y desde un número de cuenta determinado había efectuado una transferencia por importe de 1.470 euros a favor del AC Santa Ana, apareciendo como concepto 'pago reserva J.J', si bien se descubrió entonces que dicha prueba había sido creada por el procesado para aparentar que los servicios disfrutados por él habían sido abonados y así obtener una sentencia a su favor.