A juicio en Valladolid el acusado de fingir un robo en su casa para cobrar del seguro

La Audiencia sienta este lunes, 28 de noviembre, en el banquillo a J.C.L.G., quien podría recibir una pena global de un año y nueve meses de prisión y 6.480 euros de multa.

La Audiencia de Valladolid siente este lunes, 28 de noviembre, en el banquillo a J.C.L.G. bajo la acusación de haber fingido en 2013 un robo en su domicilio con el único propósito de cobrar del seguro, lo que podría reportarle una pena global de un año y nueve meses de prisión y 6.480 euros de multa.

 

Eso es al menos lo solicitado, con carácter provisional, por el Ministerio Fiscal, que entiende que los hechos son constitutivos de una simulación de delito, así como de otro delito de falsedad en documento mercantil con concurso medial con otro de estafa procesal en grado de tentativa, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

 

En la vista se analizarán hechos que se remontan a las 10:59 horas del día 17 de diciembre de 2013, cuando el ahora procesado se personó en la Oficina de Denuncias de la Comisaría de la Policía Nacional en Delicias para dar cuenta de que en la madrugada de ese día, cuando se encontraba durmiendo con su esposa en el interior de un domicilio situado en la calle Arturo Moliner, donde ambos tenían alquilada una habitación, alguien había apalancado la puerta de entrada y tras acceder al interior se había apoderado de un bolso que había dejado sobre un mueble y que contenía dos tarjetas, una de Cajamar y otra de Cajaherrero.

 

En su denuncia, la supuesta víctima refería que con posterioridad se había percatado a través de su ordenador de que alguien, con el uso de ambas tarjetas, había realizado dos extracciones de dinero por importes de 1.000 y 600 euros con la de Cajamar y 600 más con la de Cajaherrero.

 

Junto a ello, J.C.L.G. aseguró que dentro de la bandolera tenía 700 euros en metálico, una pitillera y un mechero de plata, un teléfono móvil y otros efectos, entre ellos un ordenador portátil, y unas gafas graduadas.

 

La denuncia de los hechos, según la tesis de la acusación pública, no tenía otro objetivo por parte del procesado, a sabiendas de que era falsa, que el de reclamar el importe de todos los efectos a la compañía Catalana Occidente, con la que tenía concertada una póliza de seguro Multirriesgo Familiar-Hogar.

 

Sin embargo, la aseguradora, ante las sospechas suscitadas por la investigación de los peritos de que se trataba de una denuncia falsa, acordó rechazar el siniestro, sin asumir por tanto la indemnización solicitada por el asegurado.

 

Ante ello, el procesado optó por promover demanda de juicio verbal de reclamación de cantidad contra la aseguradora, en concreto por valor de 2.551 euros, que fue turnada al Juzgado de Primera Instancia número 11 de Valladolid y que dio origen a un juicio verbal en el que J.C.L.G, además de la copia de la denuncia formulada ante la policía, adjuntó dos facturas que, presuntamente, él mismo había confeccionado para reclamar también el importe de los gastos de cerrajería relativos a la sustitución de la cerradura de la puerta afectada por el robo.

 

A la vista del posible fraude puesto de manifiesto en la vista por un perito de la aseguradora, el Juzgado de Primera Instancia 11 acordó suspender el procedimiento civil y puso los hechos en conocimiento del Ministerio Fiscal, lo que dio lugar al presente procedimiento penal que se verá este lunes.

Noticias relacionadas