Tribuna mini Saltar publicidad
Af banners las tinajas 800x800px file

A casi 7.000 kilómetros de casa y sin Acción de Gracias en Valladolid

Greg Gantt. CBC VALLADOLID

Greg Gantt, jugador norteamericano del equipo de baloncesto de la ciudad, explica a TRIBUNA qué significa este día para él y cómo lo suele celebrar, después de no poder hacerlo lejos de su familia.

El pasado jueves, 22 de noviembre, millones de familias se juntaron en Estados Unidos para celebrar el Día de Acción de Gracias. A casi 7.000 kilómetros de distancia (exactamente, 6.903), Greg Gantt, jugador norteamericano del CBC Valladolid, no pudo hacerlo. Esa tarde tuvo entrenamiento y al día siguiente partido contra Ourense -el cual perdió por 66-72-, por lo que no podía hacer excesos con la alimentación.

 

Por ello, el de Gainesville (Florida) decidió retrasar la celebración hasta el sábado, cuando se tenía pensado reunirse con su compañero de equipo Brade Hayes para “darse un festín”. Pero finalmente tampoco pudo hacerlo, ya que Paco García, después de la derrota, programó doble sesión para ese día y para el domingo.

 

No les quedaron fuerzas para cocinar, aunque ya tenían pensado hasta el menú: “Pollo frito, macarrones con queso y puré de patatas”, explicó Gantt a TRIBUNA.

 

En Estados Unidos esta fecha es muy importante y, en el caso de Grantt, para él también. “Acción de Gracias es algo grande en mi familia, vamos todos a la casa de mi abuela y cenamos. Es una tradición que ella cocine para todos. Lo paso con amigos y familia, explicó.

 

Vivirlo a distancia hace que varié un poco el menú habitual, ya que el jugador reconoció que “los platos principales son el pavo, el jamón (york), berza, macarrones y queso”. “Hay mucha más comida, pero demasiada como para nombrar toda”, apunta entre risas. Aunque este año no podrá degustar su favorita en este día: el pastel de terciopelo rojo.

 

Pese a que esta fecha es importante, el escolta admitió que en su familia tienen Acción de Gracias “todos los domingos”. Mi abuela cocina mucho después de la iglesia. Siempre estoy agradecido por mi familia, los amigos y la vida, pero este día tengo una excusa perfecta para comer mucho, expresó con una sonrisa.