Cyl dots mini

705 kilómetros de ilusiones y esperanzas en la lucha contra el cáncer infantil

Un joven de Brunete, Borja Uceda, realiza el Camino de Santiago para recoger fondos y destinarlos a la AECC, en su lucha contra el cáncer infantil. Ha recorrido la provincia de Valladolid en el Camino de Santiago de Madrid.

“705 kilómetros de ilusión contra el cáncer infantil”. Así resume su "reto" el joven Borja Uceda Márquez, de la localidad madrileña de Brunete. El pasado 30 de junio salió de su municipio andando con destino a Santiago de Compostela, una meta que llegará en la víspera de la gran fiesta: 25 de julio, Día de Santiago.

 

Su objetivo es transformar esos 705 kilómetros en dinero para la lucha contra el cáncer infantil, a través de un reto abierto en la página web de la AECC. “Mi objetivo al menos es lograr un euro por kilómetro andado”, dice el caminante, quien anima a cualquier persona a colaborar a través de la web de la Asociación Española Contra el Cáncer y a seguir su aventura en la página de Facebook Nuestro Camino de Brunete a Santiago.

 

Durante estos días ha caminado por la provincia de Valladolid, siguiendo el denominado Camino de Madrid, que tomó en Segovia, después de dirigirse desde su localidad natal a la ciudad del Acueducto. En Sahagún (fin del camino madrileño) ha tomado la ruta jacobea francesa que no abandonará ya hasta su llegada a Santiago de Compostela.

 

Dice que la provincia de Valladolid le ha encantado, especialmente Medina de Rioseco, ciudad donde ha permanecido dos días. “He visitado sus iglesias, el Canal de Castilla, la harinera, la Capilla de los Pasos Grandes…” Agradecido con la acogida que ha recibido dice que Rioseco es una ciudad que “engancha”. “

 

Borja completará los últimos 110 kilómetros (desde la localidad gallega) de Sarria junto a cinco adolescentes, a los que entrena a fútbol sala. Uno de ellos Hugo Prieto Pizarro, tiene ascendencia riosecana. Completarán el acompañamiento hasta Santiago de Compostela Diego Alonso, Nicolás Bonet, Pablo Rubiales y David López, todos ellos de Brunete y pupilos de Borja, que es, además, técnico municipal del Ayuntamiento de la localidad madrileña.

 

Destaca también localidades como Alcazarén, Ciguñuela, Wamba, Villalón o Santervás de Campos… que se ha ido encontrando en el Camino de Santiago de Madrid, a su paso por la provincia vallisoletana.

 

“Yo ya había hecho el Camino de Santiago en dos ocasiones, uno desde Pamplona y otro desde Roncesvalles. Por eso quería que el tercero fuera especial. Salí de mi casa, en una experiencia emocionante y quería que los kilómetros tuvieran un componente solidario para ayudar a los niños que sufren cáncer”, relata Hugo, vía telefónica mientras prosigue su Camino, o como él mismo califica su “reto”.

 

Dice que la ilusión alimenta su fortaleza mental, lo principal para hacer frente a los kilómetros, al calor, al frío o a la lluvia. “También reconfortan experiencias como las vividas en Rioseco o en León, donde me ha acompañado el alcalde de Brunete". Todo con un objetivo: llegar a Santiago tras 705 kilómetros de ilusión contra el cáncer infantil.