Cyl dots mini

7 preguntas para saber si es rentable o no tener coche

Debemos comprender cuáles son las preguntas más recurrentes a la hora de elegir si adquirirlo o no para poder tener una mejor perspectiva.

Después del gran esfuerzo que llega a ser sacarse el carnet de coche o volver a las carreteras cuando ya llevas mucho tiempo sin conducir, comprarse un coche puede ser también una decisión difícil. Por eso, debemos comprender cuáles son las preguntas más recurrentes a la hora de elegir si adquirirlo o no para poder tener una mejor perspectiva.

 

¿CUÁNTO LO USARÁS?

 

Un buen consejo que nos dicen desde Terrachat Valladolid, es saber bien el uso que le vamos a dar a esta nueva adquisición. Debemos tener presente siempre cuáles son los desplazamientos que haríamos con él y si nos vale la pena ahorrarnos todo el tiempo que tardamos en trasladarnos a nuestros sitios recurrentes a través del transporte público. Obviamente, su uso inferirá en la decisión de adquirirlo o no. Pero aun así, también debemos recordar que muchas veces podemos aprovechar el tiempo en el que nos trasladamos ya sea en bus o en tren para leer o cultivar nuestra mente. En cambio si optamos por adquirir un coche, este tiempo será sólo de conducción. Aunque también podríamos añadir que hay muchos podcast que pueden acompañarnos en el trayecto con un automóvil haciendo que podamos aprovechar nuestros desplazamientos para aprender.

 

¿CUÁNTO TE COSTARÁ SU MANTENIMIENTO?

 

Otro de los parámetros que es de mucha importancia a la hora de determinar nuestra elección, es el coste del mantenimiento del vehículo. Normalmente, su coste va ligado a muchos factores. En un primer momento es la gasolina, si es un coche de segunda mano o no y también los gastos del seguro por el que optaremos. Cabe decir que las reparaciones siempre son costosas en muchos sentidos, pero igualmente quizá es interesante poner en una balanza estos gastos y compararlos con ir en transporte público. Depende de dónde quede tu lugar de trabajo respecto a tu casa, puede ser más rentable adquirir un vehículo antes que costear todos los billetes de tren o bus. Por eso cabe tener presente este parámetro.

 

¿COCHE NUEVO O COCHE USADO?

 

Esta es una de las premisas más difíciles. Aunque no lo parezca a veces puede salir muy caro optar por la opción barata de un coche de segunda mano. Pero todo recae en el uso que vas a dar de tu vehículo y también de la experiencia que tengas en el volante. Si acabas de sacarte el carnet quizá un buen consejo sea optar por un modelo ya usado. Esto se debe a que tu falta de conocimiento puede hacer que el motor se vea muy perjudicado. En cambio, si eres ya un conductor novel es más adecuado un vehículo nuevo ya que sabrás como mantener su buen funcionamiento durante más tiempo. Aún así, si quieres probar los diferentes modelos para asegurarte de hacer una buena elección es recomendable usar el renting o lo que es lo mismo alquilar un coche, por ejemplo puedes ver ofertas de renting del Ford Focus.

 

¿DIÉSEL O GASOLINA?

 

Aunque cada vez hay más uso de motores híbridos o eléctricos, normalmente los principales candidatos son los de gasolina o diésel. Por un lado, un vehículo que consuma diésel consume algo menos que su contrincante. Como regla general si deseas adquirir un modelo más voluminoso y pesado este tipo de motor puede ser sin duda tu mayor aliado ya que la ventaja de consumo acaba siendo mayor. Si haces más de 15 o 20 mil kilómetros al año te compensará más el diésel. Sobre todo si la mayoría de tus desplazamientos son por autopistas o vías más rápidas. En cambio los coches que van con gasolina son vehículos que son más baratos de mantener. Pero son aconsejables cuando su uso es más en vías urbanas.

 

¿SEGURO A TODO RIESGO O A TERCEROS?

 

El seguro también es uno de los pasos fundamentales que te pueden decantar a comprar o no un vehículo para hacer esta elección mejor cabe destacar que debes hacer una buena comparativa de todas las ofertas y de las diferentes aseguradoras.

 

¿LO COMPARTIRÁS?

 

Compartir un vehículo puede ser una buena idea para ahorrarte la mitad de los costes que puede generar un coche. Pero aún así hay la traba de que debemos asegurarnos de que los horarios con la otra persona son adaptables a los nuestros. Así que ten presente si te sale a cuenta hacerlo.

 

¿TE HARÁ MÁS FELIZ?


Aunque adquirir un automóvil puede darnos muchas ventajas a la hora del desplazamiento también debemos tener en mente todos los gastos que puede ocasionarnos. Por ello, también tenemos la alternativa de ir en bicicleta a nuestros sitios preferidos. Incluso hay análisis especializados de GPS para bicicletas para facilitarnos su uso. A pesar de todo ello, lo que más debe impártanos es si la adquisición de un coche puede hacernos más felices. Si vemos que puede ser una mala elección, siempre podemos mirar un catálogo de paraguas transparentes para ir con más dignidad al trabajo en esos días de lluvia intensa.