5,6 millones para la regeneración de la segunda fase del 29 de octubre

El concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia, comparece en rueda de prensa junto a la gerente de VIVA, Elena Martín Mantecón

Las mejoras en el barrio de Pajarillos estarán subvencionadas por el Consistorio, la Junta y el Gobierno de España. 

El Ayuntamiento de Valladolid ha iniciado este miércoles las obras de la segunda fase del plan de actuaciones para regenerar la zona residencial 29 de Octubre del barrio de Pajarillos, lo que supondrá una inversión de 5,6 millones.

 

En concreto, el 12 de agosto han comenzado los trabajos de urbanización del entorno, a los que se destinarán 512.000 euros, según ha explicado el concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia, en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por la gerente de la sociedad municipal de vivienda VIVA, Elena Martín Mantecón.

 

La urbanización de estas calles constituye el primero de los cuatro lotes en que se divide esta segunda fase, mientras que los otros tres aglutinan tareas de edificación en los 22 bloques afectados, que suman un total de 132 viviendas.

 

Según ha indicado Saravia, en un plazo de 15 días se espera que comiencen las obras del segundo lote, mientras que en el caso de los otros se encuentran en proceso de adjudicación, la cual está siendo "más complicada", tal como ha reconocido el concejal.

 

En cualquier caso, la gerente de VIVA ha apuntado que la previsión es que los trabajos de esta segunda fase, que incluye los trabajos de rehabilitación del antiguo colegio Santiago López para su uso como centro dotacional, puedan concluir en torno a febrero o marzo de 2021.

 

De esos 5,6 millones que se invertirán en dicha fase, la mayor parte, 3,4 millones, será aportada por el Consistorio vallisoletano, mientras que la Junta de Castilla y León contribuye con 1,7 millones y el Gobierno de España con 353.000 euros.

 

Manuel Saravia ha reconocido que "uno de los temas pendientes" es la canalización y sustitución el cableado de la línea telefónica en estos inmuebles, para lo cual se están ya recabando los permisos necesarios entre los vecinos y el edil espera que la empresa responsable lo agilice para poder culminar esta actuación.

 

Las calles afectadas por esta segunda fase son Faisán, Pavo Real, Periquito, Zorzal, Paloma, Cuclillo y Villabáñez.

 

PLAN SOCIAL

 

A esto se suma el plan de actuación social paralelo a los trabajos arquitectónicos que permitirá dar un uso social al colegio Santiago López que "dinamice la zona", así como poner a disposición del club de rugby VRAC y de la Universidad de Valladolid para favorecer la integración del barrio.

 

Los trabajos a realizar contemplan la actuación en la envolvente térmica de los inmuebles, a fin de mejorar su eficiencia y ahorro energético, y en las cubiertas para prevenir humedades, además de obras de saneamiento que pasan por sacar al exterior las arquetas que actualmente se encuentran en el interior, según ha precisado Saravia.

 

Así, se eliminarán las humedades que soportan los edificios, principalmente las procedentes del terreno, se cambiarán los cerramientos de fachada con una impermeabilización total y unas condiciones de aislamiento térmico e higrotérmico adecuados para resolver la mayoría de las humedades debidas a la condensación del vapor.

 

También se contempla el cambio de carpinterías para mejorar el aislamiento térmico y acústico al ruido aéreo procedente del exterior, la citada eliminación de las conducciones y equipos adosados a las fachadas y la profusión de antenas diversas sobre la cubierta y balcones.

 

Los viales a ejecutar, en general, tendrán carácter eminentemente peatonal, con la posibilidad de un tráfico de coexistencia enfocado de forma puntual al servicio de los inquilinos de los inmuebles (que carecen de aparcamiento tanto en los propios bloques como en superficie en las inmediaciones de ellos). Los viales se repartirán entre la zona de paso peatonal y las bandas ajardinadas.