Cyl dots mini

30 librerías conmemoran el Día del Libro en Valladolid

Este lunes 23 de abril, en la Plaza de España, el Gremio de libreros establece un descuento del 10 por ciento al tiempo que exige a la Junta un programa de apoyo a su sector.

Un total de 30 librerías de Valladolid se citan este lunes, 23 de abril, en la plaza de España para conmemorar el Día Internacional del Libro, fecha que el Gremio quiere aprovechar para reclamar a la Junta de Castilla y León un programa de apoyo al sector del libro que considere al librero como agente cultural.

 

Los ciudadanos podrán adquirir las últimas novedades editoriales con descuentos del 10 por ciento, así como disfrutar de una amplia programación cultural que pretende convertir esta "céntrica" plaza en una "auténtica fiesta" de la cultura, según ha indicado el Gremio de Libreros de Valladolid a través de un comunicado remitido a Europa Press.

 

A lo largo de toda la jornada, desde las 10.00 hasta las 21.00 horas, los establecimientos mostrarán sus existencias en expositores bajo la marquesina de la plaza. Como ya es "tradicional", por cada compra se regalará una planta y un marcapáginas, en esta ocasión con una lupa incorporada.

 

El descuento del 10 por ciento también se extenderá al martes, 24 de abril, en las propias librerías para los ciudadanos que también se puedan sumar a la celebración del Día del Libro los lectores que no se puedan acercar el lunes, festivo en Castilla y León, hasta la plaza de España.

 

Además, la Asociación de Confiteros de Valladolid se suma, por décimo año consecutivo, a esta conmemoración con la elaboración y venta del 'Dulce del Libro', un pastel cuyos principales ingredientes son una base de hojaldre con crema de avellana y pasta de almendra, como si de un libro cerrado se tratara. Desde las 11.00 a las 13.00 horas del día 23 de abril, una representación de la Asociación de Confiteros de Valladolid repartirá 400 raciones de dulces en la plaza de España y también se podrán comprar en las confiterías asociadas hasta el domingo 29.

 

La proximidad del Día Internacional del Libro también ha servido para que los profesionales del sector en Valladolid hagan balance de su situación. Así, el presidente del Gremio de Libreros, Marco Antonio Blanco, ha destacado las "dificultades" que atraviesan las librerías de la capital y de la provincia vallisoletana, debido a la crisis económica del país y la particular del sector, con un cambio en el modelo en la distribución de los libros de texto.

 

Otro de los retos al que han tenido que hacer frente las librerías en este tiempo ha sido la irrupción del libro digital y las ventas por Internet. En este caso, en los dos últimos años la situación se ha normalizado, aunque el consumo de libros sigue siendo bajo. Unas circunstancias que han avocado al cierre del 20 por ciento de los establecimientos en Valladolid (uno de cada cinco).

 

A pesar de las dificultades, en la provincia se mantienen abiertas 49 librerías, lo que supone un rato de 9,4 establecimientos por cada 100.000 habitantes, por encima de la media nacional, que se encuentra en 7,8. Además, si se suman las pequeñas papelerías y librerías que venden libros de texto y algún libro de forma "esporádica", la cifra alcanzaría las 68 en Valladolid.

 

GREMIO FUERTE Y REPRESENTATIVO

 

La mayoría de las librerías de Valladolid son "independientes y generalistas", aunque existen librerías especializadas en idiomas, infantil, poesía de las que 27 pertenecen al Gremio de Libreros. El presidente del colectivo ha agradecido expresamente el apoyo del Ayuntamiento de Valladolid el fortalecimiento del gremio que hace sólo dos años casi ha multiplicado por cuatro sus miembros de los ocho con los que renació. Asimismo, Blanco ha apuntado que son un gremio "fuerte y representativo".

 

Entre los retos de futuro, el Gremio de Libreros ha puesto sobre la mesa la necesidad de un "refuerzo" de las campañas de fomento de la lectura en los centros escolares así como una "apuesta decidida" por parte de las administraciones para invertir en cultura.

 

En este sentido, el colectivo ha hecho un llamamiento a la Junta de Castilla y León para la puesta en marcha de un programa de apoyo al sector del libro y a las librerías, que considere al librero como agente cultural y con tres ejes fundamentales. En primer lugar, que contenga una gran campaña de fomento de la lectura y del libro que incluya a las librerías. En segundo lugar, el sector demanda un plan de apoyo a la librería independiente y de proximidad; y por último reclama apoyos a la formación específica de los profesionales que profundice en el conocimiento de las nuevas tecnologías y las técnicas de marketing.