2017 llega con la subida de gas y carburantes; luz, trenes y cuota telefónica, 'congelados'

Los precios terminan el año por encima del incremento salarial pactado en convenio, de la subida de los sueldos de empleados públicos este año y del aumento experimentado por las pensiones, con las consiguientes pérdidas de poder adquisitivo.

La tarifa de gas natural y los sellos subirán a partir de este 1 de enero, mientras que los carburantes iniciarán el año por encima de los niveles del comienzo de 2016, en un contexto marcado por el repunte de la inflación.

 

Los precios terminan el año por encima del incremento salarial pactado en convenio, de la subida de los sueldos de empleados públicos este año y del aumento experimentado por las pensiones, con las consiguientes pérdidas de poder adquisitivo.

 

El Gobierno no contempla aprobar un decreto ley para aumentar el salario de los funcionarios en 2017, sino que la posible subida se incluirá en la actualización de los Presupuestos Generales del Estado. Sí ha confirmado que las pensiones subirán un 0,25% en 2017, el mínimo legal previsto.

 

En lo que se refiere a la energía, los precios del sector empezarán el año al alza, debido, entre otros factores, a las subidas en los precios de la materia prima, con un barril de crudo en recuperación en el mes de diciembre.

 

En el caso de la luz, la parte regulada del recibo (que representa en torno a un tercio de la factura) se congelará para este año, de modo que la evolución de la factura dependerá del comportamiento del mercado mayorista, conocido como 'pool'.

 

En los primeros meses del año, el Congreso tramitará el nuevo mecanismo de financiación del bono social de la luz, que mantendrá el descuento del 25% para los consumidores vulnerables y que incluirá criterios de renta dentro de los criterios para adjudicar esta ayuda.

 

La tarifa de gas natural también recibirá a los consumidores domésticos en 2017 con una subida en torno al 3,5% frente al precio del trimestre anterior, en lo que será el segundo repunte consecutivo debido, principalmente, al incremento del 13,7% en el coste de la materia prima.

 

Por su parte, la bombona de butano subió un 4,7% el pasado mes de noviembre, con un precio máximo de 12,28 euros, y no se revisará hasta el tercer martes de enero.

 

LA CUOTA DE ABONO SE MANTIENE CONGELADA Y DESAPARECE EL SOBRECOSTE DEL 'ROAMING'

 

En el campo de la telefonía, Telefónica ha decidido congelar por cuarto consecutivo a partir de enero la cuota de abono, que se mantendrá en los 17,40 euros IVA incluido, una medida que afecta a alrededor de un millón y medio de usuarios. En concreto, esta cuota la pagan los clientes de telefonía fija y banda ancha fija de Telefónica que no tienen contratado ningún paquete de servicios como Fusión.

 

Los precios de los paquetes ofrecidos por los operadores de telecomunicaciones, la opción más común en la actualidad, podrían seguir actualizándose a lo largo del próximo año ofreciendo a los clientes más datos, velocidad y servicios a cambio de nuevas subidas de precios. De hecho, Movistar ya ha anunciado que a partir de febrero elevará cinco euros algunos de sus paquetes a cambio de más datos.

 

Otro de los aspectos que afectará al bolsillo de los usuarios de telefonía móvil este 2017 es la eliminación a partir del 15 de junio del sobrecoste que pagan por utilizar su tarifa móvil desde otro Estado miembro de la UE, conocido como 'roaming', aunque se establecerán unos límites para garantizar un "uso razonable".

 

BAJAN LOS PEAJES Y SE MANTIENEN LAS TARIFAS DE TREN

 

En cuanto a las tarifas de tren, Renfe congelará los precios de los billetes de Cercanías y de Media Distancia convencional en 2017 por segundo año consecutivo, según informaron a Europa Press en fuentes de la compañía ferroviaria.

 

Por su parte, el precio medio del peaje en la red de autopistas dependientes de la Administración del Estado bajará una media del 0,4% en 2017, su segundo descenso anual en al menos los últimos quince años. Esta rebaja deriva de aplicar la fórmula de actualización automática anual ligada al IPC.

 

Además, la nueva reducción coincide con la recuperación del tráfico de estas vías y con el hecho de que el Estado tendrá que asumir ocho de ellas tras quebrar las sociedades concesionarias que las gestionaban.

 

INCERTIDUMBRE EN LAS TASAS AEROPORTUARIAS

 

Respecto a las tasas aeroportuarias, el Gobierno debe decidir si las mantiene congeladas o las baja durante los próximos cinco años, tras haberse rebajado un 1,9% en 2016. Las nuevas tarifas entrarán en vigor el 1 de marzo de 2017 coincidiendo con la temporada alta para el sector aéreo.