17-20: Este Quesos también sabe sufrir

El VRAC gana en Fadura un partido duro y marcado por el barro. Tras una buena primera parte, el equipo de Merino consiguió pronto su cuarto ensayo en la segunda y aguantó el resultado.

Ficha técnica:

 

17 - Getxo Artea: Daniel Barlow, Jaime Toña, Bittor Aboitiz, Santi Pérez de Ciriza, Gregorio Zabaloy, Peio Landáburu, Iñigo Álvarez, Iñigo Lugarezaresti, Daniel Gutiérrez, Bradley Linklater, Indar Zaballa, Gorka Garate, Iñigo Calvo, Ganix Zabala y Jorge Rodríguez.

 

20 - VRAC Quesos Entrepinares: Ángel de la Calle, Steve Barnes, Pablo César Gutiérrez, Borja Estrada, Ignacio Molina, Álvaro Abril, Stefano Tucconi, Carlos Gavidi, Gorosito, Miguel Merino, Sergio Fernández, IgnacioMuller, Alex Muller, Gabriel Herrera y Pedro Martín.

 

También jugaron: Calle, Manuel Sevillano, Miejimolle, Ribot, Pablo Gil y Mateo.

 

Parciales: 0-5, min.5: Ensayo de Nacho Molina; 5-5, min.12; 5-10, min.20: Ensayo de Nacho Muller; 5-15, min.39: Ensayo de Sergio Fernández; descanso; 5-20, min.50: Ensayo de Pedro Martín; 12-20, min.55; 17-20, min.76.

 

Árbitro: Marc Riera. Amonestó a Pablo César Gutiérrez.


Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 14 de la División de Honor de Rugby disputado en los Campos de Fadura.

Ganar a Getxo en su campo era un reto para un Entrepinares que volvía a afrontar un partido con muchísimas bajas. Tantas, que ya no sorprende ver a varios jugadores del filial o a otros, caso de Calle, que no se esperaba tuviesen que volver a jugar con el primer equipo. Pero competir, dar la cara y ganar, sobre todo ganar, luchando encuentro tras encuentro ante estas adversidades, demuestra que el VRAC tiene hechuras de equipo campeón y que hará todo lo que esté en su mano por volver a sumar un título liguero a sus vitrinas.

 

El duelo fue como se esperaba. Pocos equipos se conocen más esta temporada que queseros y guechotarras. Era el tercer enfrentamiento del curso, pero los dos anteriores habían sido en Pepe Rojo y Fadura siempre impone respeto. La lluvia caída durante la semana aseguraba un césped embarrado. Las previsiones se cumplieron y los dos equipos se escrutaron durante gran parte del partido.

 

Sin embargo, los de Merino volvieron a completar una grandísima primera parte que a la postre sería la clave de la victoria vallisoletana. Fueron abriendo ventaja en el marcador poco a poco, en minutos clave, y con un gran juego de tres cuartos que permitió a los queseros irse al descanso con un colchón que generaba al equipo una dosis de motivación siempre necesaria cuando se juega como visitante. Al VRAC solo le faltó acierto en los tiros a palos, ya que en ninguno de los cuatro ensayos que consiguió el oval se introdujo entre palos. Tampoco ayudaban a ello las condiciones antes citadas.

 

La lata se abrió con un ensayo de Nacho Molina que pronto tuvo respuesta de Indar Zaballa. El partido empezaba excitado y abierto, hasta que el Entrepinares decidió tomar el control. Le llegó el premio poco a poco. Porque si Nacho Muller ensayaba en el ecuador de la primera parte finalizando una jugada de Álvaro Abril, a tan solo un minuto del descanso Sergio Fernández el que sumaba para irse al asueto con un tranquilizador 5-15.

 

Y la segunda parte comenzó como la primera. Para empezar, con un jugador menos por la amarilla que el árbitro le había mostrado a poco del final del primer acto a Pablo César Gutiérrez. Para seguir, con un VRAC que quería hacer los deberes pronto por dos motivos: para asegurar el bonus y para no tener sustos. Consiguió lo primero, pero no lo segundo. Pedro Martín no daba tregua a Getxo y aumentaba la ventaja a los 15 puntos. 5-20.

 

Pero quedaba mucho. Tanto, que los locales consiguieron meterse en el partido y llegar a los minutos finales con opciones de certificar la remontada y conseguir la victoria. Primero en el minuto 56, consiguiendo además la única transformación del encuentro. Después, en el 76, se acercaban hasta el 17-20 tras un nuevo ensayo. Entonces el Quesos tiró de casta y sacó fuerzas de donde no quedaban. Demostró que, como buen equipo campeón, el sufrimiento también hay que saber gestionarlo. Y así se subió al autobús de vuelta a Valladolid con cinco puntos más que le dejan líder en solitario de la División de Honor.