16 cosas que solo entenderás si eres de Valladolid

Vinos Merinos en la calle Macías Picavea. DAVID LOZANO

Lapicera, playeros, titos... ¿te suena? Entonces es que eres de Pucela.

 

Concha Velasco, Los Celtas Cortos, José Zorrilla y Miguel Delibes. El leísmo y el laísmo. El vino Ribera, el lechazo asado y los pinchos de los bares. Los pucelanos somos los que mejor hablamos castellano. Pero además, hay muchas otras curiosidades de los vallisoletanos que probablemente no conozcas si no eres de aquí o vives aquí. Hoy te mostramos 16 peculiaridades de la ciudad y sus habitantes.

 

1. Decimoslapicera”, “carpesanoy playeros, nada de “portaminas”, “portafolios” y mucho menos “deportivos” o “tenis”. El tenis es un deporte, no un calzado.

 

2. Los huesos los tenemos las personas y los animales vertebrados, las aceitunas y algunas frutas pequeñas tienen “titos”.

 

3. Palencia es una parte de Valladolid

 

4. Tenemos playa y estamos orgullosos de tenerla. Digan lo que digan.

 

5. Hablábamos de Concha Velasco o Los Celtas Cortos, pero… el más famoso de la ciudad es Poti, sin ninguna duda. Aunque seguro que también te has encontrado por ahí a las gemelas simétricas.

 

6. Somos expertos en arrancar en cuesta, gracias a las prácticas de conducir en Parquesol. Me apiado de los que, directamente, tenían la autoescuela en Parquesol.

 

7. Fuimos la capital de España durante 5 años. Ocurrió hace más de 400 años, pero seguimos orgullosos de ello.

 

8. No sabes el número de leones que hay en la Plaza de la Universidad, aunque hayas pasado mil veces por delante. Nunca los has contado y es posible que nunca los cuentes, porque según la tradición, si los cuentas, no acabarás nunca tus estudios universitarios. Así que, por si las moscas…

 

9. No podemos olvidarnos de nuestra famosa Semana Santa. Como no podemos olvidar el miedo que nos daban los capuchones cuando éramos pequeños. Tranquilos, visitantes, es algo normal.

 

10. No tenemos nada que envidiaros, Cannes y Venecia. Nosotros también tenemos un festival del cine, la Seminci.

 

11. Todos tenemos algún familiar o amigo que trabaja en FASA. Todos.

 

12. Años después y aunque ya no seamos niños, todos queremos volver a celebrar un cumpleaños en el Indiana Bill. Lo sabes. Lo sé.

 

13. Todos hemos viajado en ‘La Paloma’, la barca del Campo Grande, mientras escuchábamos las historias del “Tío Catarro”.

 

14. Los fines de semana son para sobrevivir. Sobre todo si en algún momento de la noche pasas por Vinos Merino. (Posdata: la resaca del día siguiente te quitará las ganas de volver a salir para siempre. Pero volverás a salir. Y lo peor, volverás a Vinos Merinos).

 

15. ¿Primavera? ¿Otoño? Esas dos estaciones no existen en Valladolid, lo siento. Aquí salimos con jersey, abrigo, gorro y bufanda por la mañana y llegamos a casa al mediodía en manga corta. Por no hablar de la niebla. Tranquilo, no es que vayas dormido por las mañanas, es la niebla que no te deja ver “un pijo”.

 

16. Iborra es el templo de los helados. Da igual que tengas que esperar una cola que llegue hasta la Plaza Mayor. La vas a hacer y lo sabes.